lunes, 26 de enero de 2015

¿Qué Características Hacen Que Tu Contenido Sea Considerado Relevante?

¿Qué es el "Contenido Relevante"?
Ya a estas alturas del juego, seguramente habrás escuchado más de medio millón de veces el término “contenido relevante”.

Te habrán dicho que debes generar “contenido relevante” para promocionar tu empresa en redes sociales, que “solamente el contenido relevante es el que se comparte”, que el generar “contenido relevante” impulsará el desarrollo de tu marca, y muchas otras recomendaciones basadas en la combinación entre “contenido” y “relevancia”.

Pero esto del “contenido relevante” no es algo nuevo en lo absoluto, ni nació con las redes sociales. Cuando estaba en Casa & Estilo Internacional, una muy importante publicación hispana de diseño, decoración y arquitectura en los Estados Unidos, nos preocupábamos por incluir en las páginas de la revista temas que fueran del interés de las personas que nos leían.

Publicábamos casas de personajes famosos, entrevistas con diseñadores, decoradores y arquitectos que pudieran compartir con nuestros lectores consejos y sugerencias acerca de cómo decorar y embellecer sus hogares, los accesorios que comprar, y un largo etcétera.

¿Te imaginas que hubiera pasado con las ventas de la revista, si los temas que publicábamos no hubiesen sido del interés de nuestros lectores?

¿Si no hubiesen sido “relevantes” para ellos? Pues que nadie habría comprado la suscripción a la revista y nuestros anunciantes se habrían ido para otra publicación cuyo contenido fuese más “relevante” para sus lectores. Muy sencillo.

Pero, ¿qué es lo que hace que un contenido sea relevante?

¿Es tu contenido auténtico o simplemente una copia del contenido generado por otro?


Todos conocemos la diferencia entre el producto de marca auténtico, y la copia que hace la competencia. Seguramente tú la conoces también. Lo mismo ocurre con el contenido.

Si tratas, por ejemplo, de hablar de un tema para el que no estás preparado o en el cual no te mueves con comodidad y soltura, como los buenos deportistas, y tienes que recurrir simplemente a copiar el contenido que otros generan, te vas a meter en problemas.


Un contenido auténtico y transparente es la mejor forma para ganarte la confianza de tu comunidad.


Una de las cosas malas que ocurren en los entornos digitales, es que las personas no tienen ningún tipo de compasión ni misericordia cuando se trata de desollar vivas a aquellas empresas o personas que publican contenido que no sea auténticamente suyo, que simplemente traten de hacerse pasar por alguien que no son, o que finjan tener un conocimiento que no tienen.

Ten en cuenta que en Internet existen millones de fuentes distintas a las cuales las personas tenemos acceso para conseguir información acerca de cualquier tema imaginable. No corras el riesgo de ponerlos a todos en tu contra. Trata siempre de que el contenido que generas sea tuyo, auténticamente tuyo (o de tu empresa).

Se tú el original, y no la imitación.

¿Tienes preguntas? Nosotros tenemos respuestas.


Una de las cosas que me parece más impresionante de todo este tema de Internet es que encuentras respuestas a casi todas las preguntas que te puedas imaginar.

Haz la prueba tú mismo: Pregúntale a Google cualquier cosa y, en cuestión de segundos, tendrás acceso a múltiples opciones de respuesta y en distintos formatos. Unas más relevantes que otras, pero respuestas a fin de cuentas.

A eso es a lo que yo le llamo contenido “útil”: aquel que me sirve para resolver problemas. La semana pasada quise comprar unas píldoras de proteínas para complementar mi entrenamiento en la bici. Hice la búsqueda en Internet y de inmediato pude hacer mi propia investigación acerca de los distintos productos que estaban a mi disposición, utilizando toda la información que estaba disponible.


Genera contenido que responda las preguntas que tu comunidad pueda estarse haciendo en este momento.


Y creo que para ti, este concepto tampoco es nuevo. O no debería serlo: Hoy en día, casi todos recurrimos a Internet para darle respuesta a nuestras curiosidades. Haz entonces que el contenido que tú o tu empresa generan, sea igualmente útil y respondan a las preguntas que se hacen las personas dentro de sus comunidades respectivas.

De esa manera, te asegurarás de que el nombre de tu empresa (o el tuyo mismo) aparezca justamente en el momento que la persona está buscando información acerca de un tópico que tú (o tu empresa) manejan con soltura.

Siempre, y por encima de todo, interesante y enriquecedor.


No caigas en la tentación de publicar contenido simplemente por el hecho de mantener una frecuencia o mostrar actividad en tus perfiles sociales.

Te pongo un ejemplo de lo que quiero decir: ¿Has estado alguna vez en una fiesta o un evento social, en el que te has encontrado con una persona que no para de hablar? ¿De esas personas que hablan de cuanta cosa se les ocurre, sin ton ni son? ¿Solamente por hacerse los simpáticos y ser el alma de la reunión?

Pues, para mi, tales conversaciones terminan siendo aburridas y estoy seguro que a ti te ocurre lo mismo. ¿Y qué haces entonces? Simplemente tomas tu trago, te das la media vuelta y te diriges hacia un grupo donde la conversación pueda ser más amena e interesante.


Es por ello que solo el contenido que es interesante y enriquecedor se mantiene vivo por más tiempo.


Más allá de la frecuencia o la cantidad, preocúpate más bien por la sustancia. ¿De qué te sirve mantener conversaciones aburridas? En los entornos sociales todo cambia con mucha velocidad, tanto que casi no nos damos cuenta de cuándo una información ha pasado ya de moda o cuando ha caído en desuso.

Fomenta la participación de tu comunidad y valora sus aportes.


Y una vez que has creado contenido auténtico y original, que aporta respuestas a las preguntas que tus clientes se hacen, que es interesante y enriquecedor para ellos, ofréceles la oportunidad de que puedan compartirlo con facilidad.

Invítalos también a que hagan sus propios aportes, abre la puerta para recibir sus comentarios, sus propias experiencias. Quizás alguno pueda enriquecerte mucho más de lo que tú te imaginas, si dejas la puerta abierta para escuchar lo que tienen que decir.


El tiempo que una persona invierte disfrutando del contenido que tu publicas e interactuando con él, es tiempo que no pasa con la competencia.


Se trata de que el contenido que tú generas sea lo suficientemente relevante para tu comunidad como para convertirte en un punto de referencia para ellos en el tema que te ocupa, en tu industria.

Mientras más valor aportes con las conversaciones que generas, más cercana será la relación que tengas con tu audiencia y, por lo tanto, más difícil será que ellos se vayan a escuchar lo que tu competencia tiene que decir, sobre todo, cuando tu competencia se concentra siempre en mantener conversaciones aburridas y centradas en sus productos y servicios.

Con más y más empresas que compiten por la atención del consumidor en Internet, todos los emprendedores y dueños de negocios como tú, necesitan dar el paso de generar contenido verdaderamente relevante para mantenerse siempre por delante de los demás en su nicho de mercado.

Concentra entonces tus esfuerzos en crear contenido auténtico, útil y que sea interesante y enriquecedor. De esta manera, siempre aportarás valor y generarás un mayor compromiso de parte de tu comunidad, y esa es la idea a fin de cuentas.

¿No te parece?



Crédito fotografía: Bogumil / 123 Stock Photo



¿Qué te recomiendo leer en este blog?
La Interacción: ¿Por qué es tan importante tu comentario?
No es una regla de oro pero funciona muy bien: Honestidad y Transparencia.



lunes, 12 de enero de 2015

Las 4 “C” De Un Sano Emprendimiento

Las 4 “C” De Un Sano Emprendimiento 
Quería comenzar este año hablando de algo que seguramente te suene conocido: Los cosas a las cuales tienes que prestarle atención para que tu proyecto de negocio pueda desarrollarse de una manera sana.

Cuando estaba reflexionando acerca del título de este artículo, pensé en algo como “Las 4 C’s de Un Emprendimiento Exitoso” pero recordé lo mucho que me molestan a mi esos artículos que ofrecen que vas a alcanzar el éxito siguiendo una lista de pasos específicos.

Nada ni nadie pueden garantizarte que tu emprendimiento va a ser exitoso, ni ofrecerte una lista específica de tareas que hacer para alcanzar el tan dichoso “éxito”.

Solamente pueden recomendarte cosas que hacer y las cuales serán diferentes según sea tu caso, tu situación particular, igualmente tomando en cuenta que la definición que tú tengas de “éxito” probablemente sea diferente de la mía y de la de muchas otras personas.

Pero lo que sí se puede hacer, con plena confianza, es hablar de 4 cosas que debes tomar en cuenta para que tu emprendimiento sea una aventura sana. Estas cuatro cosas son, desde mi punto de vista, las siguientes: capacitación, compromiso, correcciones y confianza.

Las 4 C’s de un sano emprendimiento. Te comento cuál es la importancia que le doy a cada una de ellas.

Capacitación: Asegúrate de prepararte, de estar preparado o de asociarte con gente que sí lo esté.


La primera consideración para que tu emprendimiento tenga un desarrollo sano, es el de asegurarte de hacerlo en una industria que conoces, una en la cual tengas experiencia. La combinación de la formación profesional y la experiencia te darán (o deberían darte) la confianza suficiente como para saber orientar el negocio en la dirección adecuada.


Formación profesional y experiencia previa te garantizan tener la seguridad y confianza necesarias para dirigir el negocio en el rumbo correcto.


Aún así, y tomando en cuenta la velocidad vertiginosa con la que se mueve el mundo en que vivimos, deberías considerar la capacitación continua en tu sector profesional como una forma de mantenerte al día con los cambios más recientes, si es que no lo estás tomando en cuenta ya.

Y si lo que quieres es aventurarte en un sector completamente nuevo, debes considerar la opción de recibir formación específica acerca dicho sector o, en todo caso, asociarte con personas que sí estén familiarizados con él y que puedan aportar el conocimiento necesario (y que a tí te hace falta) para tomar las decisiones adecuadas.

Pero de todas todas, la capacitación es uno de esos requisitos casi obligatorios para llevar adelante un sano emprendimiento.

Compromiso: Una actitud necesaria para poder cosechar los resultados que esperas.


¿Sabes lo que significa el “síndrome de la gratificación inmediata”? Es una de esas cosas que nos ocurre hoy en día y que nos impulsa a esperar resultados inmediatos de casi todas las acciones que realizamos. De allí el éxito de todos esos programas que te garantizan obtener resultados maravillosos en una mínima fracción del tiempo usualmente necesario.

El que puedas ganarte un cliente nuevo, no ocurrirá de un día para otro. El que puedas posicionar la marca de tu empresa de una manera sólida en el mercado, tampoco. Y mucho menos el que tus clientes prefieran tus servicios por encima de los de tus más cercanos competidores.


El compromiso te ayudará a tener la constancia necesaria para ir avanzando paso a paso, día tras día.


Todas esas cosas las puedes lograr, pero tienes que estar consciente de que todo toma su tiempo y que nada ocurrirá si no te has comprometido con tu proyecto seriamente. Y del compromiso, nace la constancia.

Si te comprometes realmente con tu proyecto, entonces tendrás la fuerza suficiente como para trabajar día tras día en el logro de tus objetivos y en la puesta en marcha de las acciones necesarias para alcanzarlos.

Corrígete siempre que lo consideres necesario y acepta la crítica constructiva.


Y quizás este sea el punto que más nos cuesta a todos: Saber cuando detenernos y cambiar de rumbo. Poder distinguir cuando las acciones que estamos poniendo en marcha no son las adecuadas y debes intentar con cosas nuevas.


Cuando cambiar de rumbo será probablemente la decisión de negocios más difícil que te tocará tomar alguna vez.


Seguramente te mueve el deseo de que las cosas funcionen, de ver que tu idea de negocios echa raíces y comienza a avanzar de forma sólida hacia adelante. Y es una llama que siempre vale la pena mantener viva, por supuesto que sí.

Sin embargo, no es nada fácil tomar la decisión de cambiar las cosas que estamos haciendo, porque siempre pensaremos que podemos hacerlo mejor. Es por ello que debes estar abierto a recibir la crítica constructiva con respecto a tu idea, a tu proyecto, a la forma en que estás haciendo las cosas.

La crítica constructiva te ayudará a valorar nuevas opciones y oportunidades para orientar tus esfuerzos, y saber cambiar de dirección cuando sea necesario.

Si estás haciendo las cosas adecuadas, de forma comprometida y constante, los resultados llegarán.


Y finalmente, la cuarta “C”: confianza. Saber que si estás comprometido de manera cierta con tu proyecto, si estás trabajando en él de forma constante, si estás dispuesto a corregir las cosas que haga falta corregir e intentar acciones nuevas, entonces los resultados llegarán.


Los resultados siempre llegan para el que sabe trabajar de forma constante y comprometida en su proyecto.


Eso sí: El tiempo que tendrás que esperar para ello dependerá de muchos factores, pero de que los resultados llegarán, de eso no cabe la menor duda. Todos los proyectos son diferentes unos de otros, por lo que la forma en que cada uno se desarrollará será diferente.

Lo que es común a todos es el hecho de que, si haces las cosas bien y tienes la paciencia necesaria para esperar y cosechar los resultados de tus acciones, tu emprendimiento podrá entonces tener un desarrollo sano, tal y como tu lo deseas.

Es por ello que, para este Año que recién comienza, mis deseos son que tomes en cuenta siempre estás 4 C’s: Capacitación, compromiso, corrección y confianza.

Con ellas en tu proyecto, seguramente las cosas funcionarán mucho mejor de lo que te imaginas.


Crédito fotografía: Alpha Spirit / 123RF Stock Photo



Artículos que te recomiendo leer en este blog:
La Decisión De Negocios Más Difícil: Cuando Detenerte y Cambiar De Rumbo.
Vendiendo Humo: Acerca Del Mito Del Éxito Inmediato.
¿Qué Cosas Pueden Estar Impidiendo Que Logres Tus Metas?