lunes, 25 de marzo de 2013

Una Relación Incontrolable: La Viralidad y El Impacto Emocional

Esta semana quiero compartir contigo una experiencia muy linda que me tocó vivir con mis compañeros de trabajo, y digo linda, porque me dejó una sensación muy positiva, que vino a confirmar (nuevamente) el post que publiqué hace ya un tiempo, que se tituló "La Viralidad Comienza Con El Impacto Emocional"

Y para ir directo al grano, te muestro el vídeo que dio paso a esta experiencia tan particular. Es de McDonald´s y corresponde a la nueva campaña que la empresa está lanzando para España. Una pieza espectacular (desde mi punto de vista). Te la dejo y luego la comentamos.


El mismo mensaje, dos reacciones completamente diferentes.

Como te comenté, cuando vi el vídeo la primera vez me arrancó lágrimas de emoción y de alegría, porque me hizo pensar mucho en Juan Vicente, mi padre ya fallecido, y en mis dos hijos, Daniel y Gabriel.

En todo caso, lo publiqué en todos mis perfiles sociales y la misma tarde en que lo vi por primera vez, se lo quise mostrar a mis compañeros de oficina, Ramiro y Santiago, convencido de que los haría sentir tan bien como me sentí yo cuando lo vi, y como me siento cada vez que lo veo desde entonces.

Pero lo que sucedió a continuación fue una lección muy interesante.

Ramiro, que tiene un niño pequeño, se emocionó igual que yo, se le salieron las lágrimas y a medida que el vídeo avanzaba, no dejaba de decir: "¡Guao!", "¡Qué fuerte!". Obviamente él se había sentido impactado de una manera positiva, tal como me ocurrió a mí, y la emoción que le provocaba el vídeo le era difícil de ocultar.

Sin embargo, para Santiago, el tema fue muy diferente: Cuando vio los primeros segundos del vídeo, se dio media vuelta y se fue, y no lo quiso ver. Por lo menos, no ese día, Simplemente, se volteó y se fue, visiblemente afectado en sus emociones, pero de una manera completamente diferente.

En mi caso y el de Ramiro, el vídeo había impactado en nuestras emociones como padres, nos había hecho vernos reflejados allí, viviendo la vida con nuestros hijos y pasando por las distintas etapas por todos conocidos, con sus correspondientes desafíos y satisfacciones.

En el caso de Santiago, (mi compañero Ramiro me lo explicó) le tocaba unas emociones completamente diferentes, porque Santiago perdió a su padre aún siendo muy joven, y ha tenido que plantarle cara a la vida sólo con su madre y hermanos desde muy pequeño, por lo tanto, el mensaje del vídeo caía en una zona de fuertes y, quizás, dolorosos recuerdos y emociones.

Ramiro y yo compartimos con nuestros amigos y en nuestros círculos el vídeo. Santiago no hizo lo mismo. La razón era evidente: El impacto que tuvo el vídeo en él, fue muy diferente.

Por eso me niego a creer que se puede garantizar la viralidad de un contenido.

Estoy seguro de que se puede crear un contenido de excelente calidad, con una creatividad extraordinaria y un mensaje que pueda generar un profundo impacto y provocar emociones muy fuertes. De eso no me cabe duda, pero el cómo ese mensaje afecte al receptor es una decisión perfectamente individual y dependerá, como en el caso que te describí arriba, de lo que haya en la vida de cada persona.

Piensa por un instante en el momento en que la persona recibe el mensaje: El conjunto de imágenes, sonidos, textos, música es interpretado por su cerebro y, en base a dicha interpretación, desarrolla una respuesta particular, que tu ni nadie puede controlar (quizás predecir) pero nunca controlar y, mucho menos, manipular de manera alguna.

Es en ese justo momento en el que tu pierdes el control del efecto que el mensaje va a causar, y es lo bonito de todo esto: Tu mayor esfuerzo debe concentrarse en desarrollar un contenido extraordinario y difundirlo por todos los medios posibles y adecuados.

Lo demás, queda en manos de tu audiencia. ¡Que compromiso tan maravilloso!

Para finalizar este post, te dejo el vínculo para que disfrutes uno de esos otros vídeos que se encuentran en una zona gris: ¿Bueno o malo?¿Positivo o negativo?¿Tú como lo evaluarías?



Artículo relacionado en este blog:
La Viralidad comienza con el Impacto Emocional.






lunes, 18 de marzo de 2013

Marketing en Redes Sociales: Sin Un Objetivo No Puede Haber Un Plan.

Sin un objetivo, no hay plan.
Muchas veces te podrás encontrar en Internet información acerca del "cómo hacer las cosas", pero en pocas te encontrarás lo mismo acerca del "por qué hacer las cosas" y, como estrategia de negocios, es importante saber primero el "por qué" antes del "cómo".

Como siempre, me explico. Si tienes una página de empresa en Facebook, por ejemplo, y estás preocupado porque todavía no obtienes esos fabulosos resultados que muchos te prometen, o que simplemente te sorprendes de ver como a otros les va bien, pero tus esfuerzos todavía no rinden fruto, probablemente tu solución sea bien sencilla.

Un artículo que leí en Internet, hablaba de “Cinco Errores Fundamentales”, y enumeraban los siguientes:
  • No haber diseñado un plan.
  • Pensar que promocionar tu empresa en Facebook no cuesta dinero.
  • No darle a las personas que visitan tu página una razón para conectarse con tu empresa.
  • Enfocarse en las métricas erróneas o en ninguna.
  • Ser muy escandaloso o aburrido.

Si no sabes hacia dónde vas, no conoces el camino que debes tomar.

De todos los cinco errores mencionados, el más costoso es el de no haber diseñado un plan. ¿Por qué? Porque para diseñar un plan, lo primero que tienes que establecer es tu objetivo. En el artículo mencionan tres objetivos posibles: formar parte de una comunidad, hacer que la gente recuerde tu marca con más facilidad o simplemente ofrecer un canal de servicio al cliente.

Y aunque puedes escoger el objetivo que tu quieras, lo que es necesario destacar es que, una vez escogido el objetivo, te será mucho más sencillo crear las acciones necesarias para lograrlo.

Para que lo veas con más claridad te hago la siguiente pregunta: ¿Cómo puedes saber qué autovía tomar si no sabes hacia qué ciudad te diriges? Una vez que conoces la ciudad destino, entonces tus opciones de autovías se reducen a unas cuantas nada más.

Lo mismo pasa con tu esfuerzos de marketing en redes sociales: Si no estableces claramente tu (o tus) objetivo(s), no puedes tener un plan, porque el plan depende del objetivo.

Lo mismo aplica para todos tus esfuerzos de marketing online y offline.

Y aunque el artículo al que me refiero habla exclusivamente de Facebook, lo mismo aplica para todos tus esfuerzos de marketing, sean digitales o tradicionales. Es igual: si no estableces un objetivo concreto, lo que estarás realizando serán sencillamente acciones aisladas que no siguen un plan.

¿Cuál es el problema de las acciones aisladas? Que como no sabes cuál es el objetivo, pues nunca te enterarás si llegas o no. Como dice el dicho, “si no sabes hacia donde vas, cualquier camino te sirve”. 

En el ejemplo que te mostraba más arriba, si no sabes a cuál ciudad te diriges, pues vas a coger cualquier autovía y, rodarás, rodarás y rodarás por cientos de kilómetros sin llegar a ningún sitio, gastarás mucho combustible sin necesidad, derrocharás el dinero y, consecuentemente te cansarás, y pensarás que lo que has hecho ha sido en vano y que perdiste tu tiempo, si es que realmente te atreverías a salir en tu coche de esa manera.

Mucho se dice del “Cómo hacerlo”, pero poco acerca del “Para qué”.

Y la única forma de evitar que llegues a ese momento en que sientas que tu presencia en redes sociales es en vano, es que sepas claramente para qué lo haces.

Si se te hace difícil escoger un objetivo con claridad, toma estos tres como un punto de inicio:

  • Formar parte de una comunidad relacionada con tu industria.
  • Hacer que la gente recuerde tu marca con facilidad, compartiendo contenido que le resulte de interés.
  • Utiliza las redes sociales para ofrecerle a tus clientes un canal de servicio y atención para resolver problemas y aclarar dudas.

Una vez hayas hecho esto, el poner en marcha acciones concretas y medir los resultados de tus acciones te será mucho más sencillo y recuerda no cometer los cinco errores que te indiqué más arriba.

Si necesitas alguna ayuda, no dudes en contactarme.

Artículos relacionados: 
Social Media: De la Conversación a la Venta en 6 Sencillos Pasos.
Este artículo muy completo de mi compañero, Angel Soto
Social Media Plan (parte I)

Lectura Recomendada: 
5 Common Facebook Marketing Mistakes (And How To Avoid Them)

lunes, 11 de marzo de 2013

Formación Para Todos: El Conocimiento Colectivo.

Formación para todos.
Dicen siempre que “río revuelto, ganancia de pescadores” y es aún más cierto en los días que vivimos actualmente.

Un tema del cual quiero conversar contigo hoy, es el de las ofertas de formación profesional que se divulgan diariamente a través de los distintos medios de comunicación.

Aparte de la crítica que se le pueda hacer a estas ofertas, algunas más oportunistas que otras; con alrededor de 5 millones de parados en el país, la tentación es demasiado fuerte.

Muchas empresas no quieren dejar pasar la oportunidad y apuestan por ofrecer “un trabajo seguro”, “incorporarse a un sector que no tiene paro”, y cosas por el estilo, como resultado inmediato de un programa de formación. “Cosas de la publicidad”, dirían algunos

Lo que está claro es que, cada día, hay más gente que busca - o necesita - adquirir nuevas destrezas y formarse en nuevas áreas, para aumentar su empleabilidad o para mantenerse al día en lo suyo.

Algunas de estas personas tienen el dinero para pagarse un máster o tomar cursos a distancia, pero muchos otros - la mayoría - no tienen la misma suerte.

Yendo más allá de los cursos por los que tienes que pagar.

La oferta de cursos de formación es muy variada: Van desde charlas de formación, foros, seminarios, y toda una cantidad de alternativas, todas orientadas a proveerte con el conocimiento que buscas para desempeñar una tarea específica.

Sin embargo, no quiero conversar contigo hoy acerca de estos cursos. No.

Hoy quiero que conversemos de esa formación profesional a la que puedes tener acceso a través de Internet. Para nadie es un secreto que la web se ha convertido, desde hace mucho tiempo, en una inmensa biblioteca a través de la cual puedes tener acceso a un inmenso universo de información que llamamos “conocimiento colectivo”.

Un universo infinitamente grande al cual tienes acceso simplemente a través de un ordenador (portátil, móvil, tablet, smartphone o el nombre que quieras ponerle), una conexión a Internet y un poco de voluntad.

Un universo infinito con millones de autores y colaboradores.

¿Te imaginas tener la oportunidad de recibir información acerca de cualquier tópico imaginable? ¡Haz la prueba! Busca en Google (o tu buscador de preferencia) el área profesional que te apetezca.

Si escribo, por ejemplo, “formación profesional en marketing”, me aparecen nada más y nada menos que 6,890,000 resultados. ¡casi 7 millones! Supón que de esos 6 millones solamente el 0,001% vale la pena (y fíjate que estamos siendo súper negativos): ¡Estás hablando todavía 689 oportunidades!

Y no estoy incluyendo aquí la información que aparece a través de los anuncios pagados ni tampoco los vídeo tutoriales gratuitos que puedes conseguir en YouTube, o las presentaciones en diapositiva de Slideshare, entre otros.

Las oportunidades son innumerables, por no decir infinitas, que suena a mucho. Lo que hace falta es solamente el otro elemento: ¡La voluntad de aprender!

¿Cómo puedes aplicar todo esto en la vida real?

Y como no se trata de contarte solamente la historia sino de decirte cómo puedes aplicarla a tu vida, te voy a contar como lo he hecho yo, que seguramente te resultará más útil y sencillo de poner en marcha:

  • Escoge el tema que te interesa y sobre el cual deseas profundizar tu formación, personal o profesional. Puede ser cualquier cosa, desde defensa personal hasta técnicas de marketing para tu negocio.
  • En el buscador de tu preferencia, busca el tema que escogiste y revisa cada una de las opciones que se te ofrecen. A lo mejor tienes que invertir en esto un par de horas, pero bien vale la pena. ¿O no? Busca particularmente lo siguiente:
    • Libros, que usualmente puedes descargar como PDF o comprar por módicas sumas. Yo soy particularmente seguidor de la serie de libros “For Dummies”, que aunque digan que están escritos para tontos, suelen tener mucha profundidad y ser muy completos.
    • Páginas webs que ofrezcan lecciones gratuitas en línea.
    • Blogs, foros y grupos de discusión.
    • Tutoriales.
    • Seminarios en línea.
  • Busca en YouTube: y encuentra el material que está disponible para el tema de tu elección, ve el material disponible y marca como “Favoritos” aquellos que te gustan más y que te aportan más conocimiento.
  • Complementa todo lo anterior con presentaciones que puedas encontrar en Slideshare. Muchos autores, a cambio de la visibilidad y la autoridad que ganan compartiendo su experiencia, publican material sumamente interesante.
Como te comentaba al principio, es sólo una cuestión de voluntad. Internet pone a tu disposición una inmensa cantidad de información, alguna muy buena, otra no tanto, como en todas las cosas. Lo importante, en todo caso, es que lo tienes allí, a tu disposición, como dicen, “con sólo hacer click al botón del mouse”.

¿Te entusiasmas a hacer lo mismo?

Artículos recomendados:
Hoy, el auto-aprendizaje ya es un "sí o sí" de Eva Collado Durán.

Artículos relacionado en este blog:
¿Por qué necesitamos formación profesional continua?
Popularidad e Influencia en Redes Sociales: Escoge Lo Que Te Sirve y Lo Que No.




lunes, 4 de marzo de 2013

Estrategia Comercial: ¡Tu No Eres Tonto! Tu Cliente Tampoco.

¡Tu Cliente No Es Tonto!
Aunque pareciera que estoy parodiando la campaña publicitaria de esa empresa tan conocida, no lo estoy haciendo. Realmente me pregunto: ¿Cuándo llegará el día en que las empresas entenderán que el mundo ha cambiado, que los consumidores no nos comportamos ya de la misma manera que lo hacíamos antes, que hemos aprendido unas cuantas cosas y que no somos tontos?

Hace ya algún tiempo, recibí la llamada de un representante de la empresa con la que tuve la oportunidad de hacer negocios hace poco. Durante los primeros minutos de la llamada, el representante se dedicó a alabarme, diciéndome que había sido uno de los mejores, que la empresa estaba muy contenta conmigo, etc, etc...

Y de hecho, logró hacerme sentir muy bien, con el ego hinchado, (seguramente a ti te pasaría lo mismo), hasta el momento en que comenzó a decirme que la empresa me había concedido una “beca” para que hiciera con ellos otro curso, que costaba 1,800€, pero como yo “era una persona especial”, con la beca me daban un descuento del 50% y tenía solamente que pagar 900€. ¡Solamente 900€!

¡Vaya por Dios, que hay que ser realmente tonto para seguir utilizando, en pleno Siglo XXI, estrategias de ventas como esa, más aún pretendiendo que el cliente te dé una respuesta inmediata, a riesgo de perder la oferta!

Lo realmente gracioso vino después cuando, conversando con compañeros que han hecho negocios con la misma empresa, me dijeron que habían recibido todos la misma llamada.

¿Qué te parece? ¿Qué podemos aprender de esta historia?

De esta pequeña historia de la vida real, como dicen los entendidos, podemos sacar algunas conclusiones interesantes que puedes aplicar a tus estrategias comerciales, y si se te ocurre alguna más, pues bienvenida será.

  • Si vas a hacer una oferta personal, que sea realmente personal: y no que cualquier hijo de vecino pueda disfrutar de ella. Si le dices a tu cliente que esa oferta es exclusiva para él, pues que sea así. El te lo agradecerá y seguramente te servirá para fortalecer la relación que te une a él.
  • Piensa siempre que tus clientes pueden estar conectados: No cometas el error de creer que “una mentira que le digas a tu cliente, la conoce solamente él y nadie más”, porque a lo mejor te equivocas. Fíjate en el caso que te comenté: En tan sólo un par de horas, conversando con mis compañeros, nos dimos cuenta de que la dichosa oferta especial, era un engaño.
  • No utilices la mentira para construir tus charlas de ventas: Esto debería ser obvio, pero pareciera que hay que repetirlo porque se nos olvida. En este caso, todo la conversación inicial que tuve con el comercial, estaba basada en una mentira. La empresa no me había seleccionado para nada, no estaban contentos con mi rendimiento y no me consideraban un alumno especial. ¿Cómo crees tú que me siento ahora como cliente? ¿Crees que haré negocios con ellos nuevamente? No lo creo.
  • Recuerda que por encima de todo, está la reputación de tu empresa: ¿Realmente vale la pena arriesgar tanto para cerrar una venta?¿Estás tan apurado por cerrar una venta, que pones toda la carne en el asador en cada llamada que haces?

Dicen que “Tan frágil es la confianza como una copa de cristal.. que una vez rota no hay vuelta atrás..”, y en este caso pasa lo mismo: Un error en la estrategia comercial de tu empresa, puede tirar por el suelo las relaciones que tienes con tus clientes, así, sin más. ¿Vale la pena?

Tomar a tu cliente por tonto, o pensar que no se va a dar cuenta de que lo estás tratando de engañar, es jugarte mucho para lograr bien poco.

¿Realmente estás dispuesto a hacerlo?

Artículo relacionado: Reputación De Empresa y La Responsabilidad Del Comercial.