lunes, 1 de octubre de 2012

Social Media y el por qué necesitamos escuchar con atención.

Hace ya un poco más de un año publiqué un artículo en este blog que se tituló: “¿Quién sigue a quién en medios sociales?” y una de las conclusiones que compartimos en aquel momento, era que la mayor parte de las empresas, y de las personas, participando en medios sociales, estaban manteniendo una conversación 1.0, es decir, centradas en sus productos y no en sus clientes, o en hablar de temas que no eran de interés para sus clientes.

Hoy, un año después y para desilusión de muchos, pareciera que se sigue utilizando la misma consigna: Te sigo para que me escuches, pero realmente no tengo la intención de escuchar lo que tienes que decirme, o por lo menos, pareciera que los tiros van por ese lado.

Cuando queremos mantener una conversación unilateral.

Para muestra, va un ejemplo, en este caso de una situación que viví en Linkedin, una red que es reconocida por su formalidad y por su casi estricto carácter profesional y de negocios.

Respondiendo una solicitud de conexión

Este primer pantallazo te muestra la respuesta, creo que bastante amable y honesta, que le di a una persona que me mandó una solicitud de conexión.

Fue bastante sencillo: Me hizo una propuesta para que compartiéramos nuestros negocios, me metí en su página web, lo que vi no me llamó la atención, y eso fue lo que quise transmitirle en mi respuesta, y creo haberlo hecho con bastante educación.

De hecho, fíjate incluso que no cerré la puerta a una futura colaboración, sino que por el contrario, la dejé abierta diciéndole que no era lo que me interesaba “al momento actual”.

Si no tienes tiempo para escuchar, ¿por qué quieres que hable contigo?

Sin embargo, el individuo en cuestión no respondió mi mensaje, ni para agradecerme la respuesta o para decirme que yo era un bruto sin modales. Ningún tipo de respuesta en lo absoluto.

Para sorpresa mía, hace algunos días recibí un nuevo mensaje de la misma persona. De nuevo, para muestra un pantallazo:


¿En qué se demuestra que en este caso domina la mentalidad 1.0?

Voy a compartir contigo las cosas que en esta situación demuestran, con mucha claridad, que prevalece la mentalidad 1.0:
  • Escuchar con atención es fundamental: Mi respuesta a su primer mensaje, no la leyó, por lo tanto, no se enteró de que a mi su propuesta no me interesaba, y que por lo tanto, no era necesario que siguiéramos conversando de negocios. No está escuchando y sus mensajes simplemente van en una sola dirección.
  • No aprovechar la oportunidad de conectarse efectivamente con la otra persona: Monitorear las acciones (pocas o muchas) que realices en plataformas sociales es fundamental y te brinda una oportunidad de oro para relacionarte con las personas de manera efectiva. Si alguien te dice que no le interesa lo que ofreces puede representar una oportunidad para escuchar opiniones frescas acerca de tu producto. Y si luego de conversar con esa persona, aún no le interesa, ¿por qué volver a molestarle?
  • Mensajes casi “spámicos”: Fíjate que el mensaje no es solamente para mí, sino para muchos (¿spam?). Nuevamente, un disparo de escopeta de lo más 1.0: “Le disparo a muchos para que caigan unos cuantos.” El no aprovechar la oportunidad que ofrecen las plataformas sociales, en especial Linkedin por su carácter de negocios, para conectarte directamente con cada persona, uno a uno, no es la práctica más recomendable..
  • Envío de mensajes no personalizados: A mi me resulta muy desagradable ver esos encabezados con cosas como “amigo/a” que abiertamente indican que el mensaje no es “especial” para mí. De hecho, en las campañas de email marketing que preparo, siempre trato de personalizar cada mensaje, y cuando no me ha sido posible hacerlo, utilizo una saludo genérico (tal vez algo como “buen día” o por el estilo), pero el “amigo/a” ya está pasado de moda y, personalmente, cae mal.
  • No hacer el seguimiento adecuado: Y el error final es la falta de seguimiento. Recibí este correo invitándome a compartir mi propuesta de negocios y envié una respuesta que no fue correspondida. ¿Para qué le pides a tu cliente/prospecto que comparta sus comentarios contigo, si no los vas a leer siquiera?
Sigue muy vigente la pregunta, ¿realmente quien sigue a quién?¿eres tú quién está interesado en conectarte con tus clientes, tu audiencia?¿o son ellos los que están interesados en conectarse contigo?

Asegúrate siempre de escuchar con atención a los pocos o muchos que se conectan contigo en las redes sociales. Cada uno de ellos, de manera positiva o negativa, pueden resultar en un aporte muy significativo para tu negocio o empresa.

No pierdas la oportunidad que las redes sociales te ofrecen para humanizar tu marca y hacer crecer tu negocio de manera efectiva.

Artículos relacionados: ¿Quién sigue a quién en medios sociales? y ¿Estás realmente escuchando?, pero, ¿de verdad?






8 comentarios:

  1. Buena pregunta Joel...- ¿Si no tienes tiempo para escuchar, ¿por qué quieres que hable contigo?-
    Dos grandes pilares de la web 2.0 es poder opinar y ¡ESCUCHAR! ¿De qué me sirve poder opinar si no me escuchas? Espero que todo el mundo lea este interesante artículo para que no haya ningún tipo de duda ya. No nos podemos quedar anclados en la sorda y no participativa web 1.0. La mayoría de los usuarios ya han evoluciono y han pasado de ser meros espectadores a generadores de contenido con interesantes y enriquecedoras propuestas que no podemos ni debemos perdernos.
    Joel, llegué tarde a comentar este artículo pero no para darte mi enhorabuena por tus enseñanazas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Nunca es tarde cuando la dicha es buena :-)

    Yo aún me pregunto por qué sigue habiendo gente que anda por las redes sociales sin escuchar, manteniendo un monólogo fastidioso y aburrido. Me parece tan rico comentar cosas, compartir opiniones, mostrar lo que siento y creo.

    Pero seguiremos insistiendo, ¿no?

    Gracias, Pilar. Nos vemos el sábado :-)

    ResponderEliminar
  3. Claro que seguiremos insistiendo Joel, tanto que al final solo quedaran unos pocos hablando solos por la red...Esto también sucede en la vida real... jeje
    Deseando de que llegue el sábado.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya el sábado conversaremos tranquilos. Un abrazo grande, Pilar :-D

      Eliminar
  4. Yo pienso que las personas somos iguales en el 1.0 que en el 2.0, los que saben comunicar, dialogar y escuchar en el primero, lo siguen haciendo en el 2.0 y lo harán en el 3.0 y siguientes.
    Lo esencial es enseñar a participar y comprometerse en todos los ámbitos, estemos donde estemos.
    Gracias como siempre Joel, por compartir tus conocimientos .
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que si, Reyes!

      Pienso que lo que ocurre es que se ve solamente el valor "promocional" del entorno 2.0 y se entiende poco su valor "relacional". Como todo, es cuestión de tiempo y esfuerzo para que esto cambio.

      Las personas no deben cambiar cuando pasan de un entorno al otro. En el día a día, cuando alguien te dice "Gracias", tu le respondes "De nada" o algo por el estilo.

      ¡Que eso no cambie ni deje de ocurrir! Un beso grande. Nos vemos pasado mañana :-D

      Eliminar
  5. Tengo algunos artículos sobre éste tema y precisamente hoy he publicado el último. El comportamiento o mejor dicho la actitud 2.0 es algo que me preocupa, pero más me preocupa que nos quieran (¿quienes? no lo sé) hacer comulgar con ruedas de molino. El 2.0 no es en realidad lo que se nos vende, o dicho con más propiedad, una gran parte -demasiada- de usuarios no tienen asimilada la cultura 2.0, es un problema generacional. Los pequeñajos de ahora serán los que en el futuro hagan realidad toda ésta teoría planificada. Y no hablemos de lo que se pretende vender con el 3.0 (estoy leyendo el libro de Philip Kotler) es simplemente "jauja".
    Saludos y me alegra leer un artículo sobre el tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Antonio

      ¡Gracias por tu visita! Me encantaría entender mejor tu planteamiento, sobre todo cuando haces referencia a las "ruedas de molino" y la "jauja" que encuentras en el libro de Kotler.

      ¿Compartes conmigo tu opinión más ampliamente?

      Eliminar