lunes, 2 de enero de 2012

Marketing: ¿Dónde queda realmente el principio?


¿Dónde queda realmente el principio?

Conversando con un querido compañero, Luis Reyes (@Luisreyes6) acerca de un artículo que publiqué hace poco tiempo, titulado “Quiero estar en redes sociales, pero no sé por donde comenzar” llegamos, entre chistes y comentarios varios, a una encrucijada y me comenta Luis: “Pues, obviamente, debemos comenzar por el principio, Joel” y yo le respondí “¿Y cuál es realmente el principio?”

Y esa pregunta me trajo al tema que quiero compartir contigo hoy: Estamos comenzando el Año y sabemos exactamente donde está su principio. Es el primer minuto, del primer día del mes de Enero. Sencillo, ¿verdad?

Pero, ¿es acaso igual de fácil saber cuál es el principio cuando se trata de tu negocio, de tu empresa, o incluso, de tu persona? ¿Dónde queda el principio? ¿Por qué ocurre con tanta frecuencia que las nuevas empresas, los nuevos productos en su mayoría fallan y no llegan a consolidarse, ni siquiera desarrollarse? ¿Existe alguna relación entre ese conocer cuál es el principio y el hecho de que muchos productos no lleguen a madurar en sus respectivos mercados?

Seguramente cuando te planteaste iniciar tu negocio, pusiste toda tu ilusión y esfuerzo en montar tu empresa, la estructura, el esqueleto, crear tu producto y desarrollar tu marca. Tal vez invertiste mucho tiempo en encontrar las oportunidades más significativas para tu producto, identificar tus segmentos de mercado, las razones por las cuales las personas comprarían tu producto, en fin... debes haber invertido bastante tiempo, dinero y esfuerzo en trazar un mapa que te permitiera ver con claridad el camino que tu producto, empresa o marca iban a recorrer una vez lanzado al mercado.

Y seguramente también estabas lo suficientemente enamorado de tu producto, convencido de que iba a ser un éxito total, que fuiste el primer sorprendido cuando tuviste que tomar la decisión de dejarlo todo porque tu iniciativa había fracasado, como tantas otras. Estabas tan emocionado que no te detuviste a hacer un análisis inicial que, con mucho, es el más importante que debes hacer, antes de cualquier otra cosa: analizar las fortalezas y debilidades de tu producto, empresa o marca.

Y es aquí donde, en mi opinión, comienza la cadena de errores que han podido impedir que tu producto se establezca y desarrolle apropiadamente dentro del mercado. Un fracaso no ocurre de un día para otro, sino que es una cadena de cosas que ocurren, que van minando el potencial de crecimiento de una iniciativa. 

Por experiencia propia, y por la que han compartido conmigo compañeros y amigos que han montado sus propios negocios, el principal error es no evaluar con sinceridad, honestidad y humildad los atributos, limitaciones, debilidades y fortalezas de nuestro producto, marca o empresa.

No me refiero al análisis que pudiste haber hecho o no del mercado como tal, sino de esa revisión hacia adentro, que debió haberte permitido identificar tu nicho de mercado, tu público objetivo, tus planteamientos y estrategias, pero de verdad y no superficialmente.

Cómo siempre, te propongo un ejemplo: Pasas la noche tosiendo y muy congestionado, con mucha fiebre, malestar en el estómago, pesadez en la cabeza y temblor en tus extremidades. Sin embargo, cuando llegas al médico y este te pregunta por los síntomas que has tenido, simplemente le dices que has tenido un poco de malestar y algo de fiebre.

¿Crees tú que el doctor estará en capacidad de darte un tratamiento adecuado? ¿Crees tu que tendrá la oportunidad de decirte realmente lo que tienes que hacer, cuando la información que tiene en sus manos es inexacta y no representa adecuadamente la situación real?

Pues lo mismo ocurre con los productos, empresas y marcas. Si el análisis inicial, ese estudio que tu has debido poner en marcha incluso antes de analizar la industria, el mercado y la competencia, no se realiza de manera concienzuda, honesta, sincera y profunda, estás corriendo un riesgo enorme. ¿Por qué? Porque el propio mercado te mostrará las debilidades de tu producto y el fracaso te indicará que habría sido preferible invertir un poco más de tiempo en la investigación inicial.

¿Has visto alguna vez alguno de esos concursos para conseguir nuevos talentos musicales, tipo “American Idol” o por el estilo? ¿Has podido darte cuenta de que hay incluso algunos participantes que no debieron haberse inscrito siquiera en el concurso?

Seguramente a esas personas los amigos y familiares les dijeron que sí, que se inscribieran en el concurso, que tenían mucho talento, que podían hacer un buen papel (¿qué madre no tendría palabras bonitas para un hijo ilusionado?) y estos personajes, empezando desde el sitio incorrecto y simplemente basando todos sus argumentos en un análisis incompleto de la realidad, se embarcaron en algo que tenía marcado un final no feliz.

El mercado es así, generalmente no perdona los errores, sobre todo cuando estos se refieren a productos y marcas. Es por ello que muchos productos no terminan de desarrollarse y sencillamente fracasan, porque arrancan desde un “principio ficticio”, irreal.

Asegúrate de comenzar por el principio, por uno real, honesto, transparente, que refleje realmente tu situación y no que sea un reflejo de lo que tu quisieras. Tal vez demores un poco más, pero te estarás evitando muchas situaciones desagradables y generalmente muy costosas.

¿Es este tu caso? ¿Analizaste tu negocio, marca o producto con profundidad antes de lanzarte al mercado?

Artículo relacionado: Seriedad y disciplina: Cosas que puedes aprender del ejército.


8 comentarios:

  1. Buenos días Joel....impresiona que un hombre tan amable....sea capaz de escribir cosas tan duras (La crudeza de la realidad).

    En el párrafo:

    """... el principal error es no evaluar con sinceridad, honestidad y humildad los atributos, limitaciones, debilidades y fortalezas..."""

    opino que es donde reside el "Quid" de la cuestión.....es tan tan taaaaan difícil ser objetivo....y aún má con uno mismo....

    Una de mis frases favoritas o algo parecido....que incluso he llegado a utilizar en entrevistas es....."Se puede llegar, incluso, a engañar a los demás....pero lo que no puedes hacer es engañarte a tí mismo".

    Te sigo leyendo con atención....aunque esté desaparecido ;-)

    ResponderEliminar
  2. Querido Alberto,

    Gracias por participar, como siempre. Creo que la calle, la experiencia, y el haberme dejado llevar en varias oportunidades por los "encantadores de serpientes" han sido los ingredientes que me han hecho hablar de las cosas tal como son, sin darle muchas vueltas, sin marear a las personas.

    Y en mucho también me pasa que me sensibiliza ver como muchos negocios que pudieron haber salido adelante, sencillamente se estrellan contra eso que tu llamas "la cruda realidad" sencillamente porque, durante su creación, los dueños se enfocaron más en lo bonito, en la ilusión que en la realidad del mercado.

    Y esa es una mala mezcla, desde cualquier punto de vista. De hecho, hoy estuve conversando con un amigo que tiene un negocio y seguramente lo cierre, básicamente por las mismas razones: fallas a la hora de evaluar el negocio desde un punto de vista real, con los pies en la tierra.

    Siempre hay espacio para soñar, por supuesto que sí, pero con los pies bien puestos sobre la tierra. ¿Difícil? No mucho, solo hay que tener la voluntad de hacerlo y de no cometer los errores que otros han cometido.

    Gracias nuevamente, Albertico, por participar.

    Agredecido.

    Joel Pinto

    ResponderEliminar
  3. Apreciado Joel, comparto tu post al 100%.
    Todos comentan que la educación a nivel escolar en España no es buena, comparándola con el resto de Europa, yo añado, la educación de empresas y empresarios tampoco lo es.
    Hemos pasado por una época en que todo era prosperidad, y cualquiera sin formación se ha dedicado a emprender y montar una empresa, y no critico esa actitud de la cual todos podemos hacer uso, el problema es que no se han preparado para eso.
    Debería haber un carnet de empresario en el cual se tuviera en cuenta la formación de procedimientos y herramientas que necesita un empresario, que tú bien indicas en tu post.
    Una vez mas felicitarte

    ResponderEliminar
  4. Hola, Luis

    Gracias como siempre por participar. Yo creo que es una tendencia general. Lo más común al emprender un negocio es justamente evaluar el potencial de ganar dinero.

    ¿A quién no le gusta ganar dinero? Es lo más divino de ser emprendedor: La oportunidad de ganar dinero para uno mismo, y no para una empresa que te paga un sueldo.

    Pero como tu bien lo indicas, hace falta conocer muchas más herramientas y profundizar un poco más con respecto al manejo del negocio, y no solamente del producto como tal.

    Y más allá de las herramientas, el análisis inicial debe ser lo más detallado, honesto y sincero posible, para evitar sorpresas.

    ¿Cuántos emprendedores no conocemos que se gastan hasta el último centavo en montar la oficina, y luego se quedan sin dinero para hacer la promoción de sus servicios y productos?

    Pero sigamos luchando y asesorando a los dueños de empresas y emprendedores para que se familiaricen más con los conceptos básicos de todo negocio nuevo.

    Después de todo, es nuestra labor y nuestro
    compromiso, ¿no?.

    Gracias nuevamente por participar, Luis.

    Feliz noche :-D

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos.

    Me permito aportar que en otras culturas financieras más avanzadas que la nuestra, se valora como un activo el hecho de haber fracasado con anterioridad en el entendimiento de que cualquier fracaso pasado te sitúa en una mejor posición de evaluación de cualquier proyecto futuro y te aporta una experiencia valiosísima.

    Respecto al post, de acuerdo en todo a pies juntillas. Estoy seguro que no te importa que lo haya compartido en Google+ ;-)

    Adoro el Networking.
    @Tri_Bar

    ResponderEliminar
  6. Hola, Joshua

    Gracias por tu aporte. Como en la vida diaria, los golpes también enseñan, y muchas veces más que las experiencias normales y cotidianas.

    De todas maneras, agrego a tu comentario que, cuando se refiere a negocios, los fracasos generalmente significan pérdidas económicas y es por ello que un análisis previo, profundo y honesto es tan importante.

    Nada garantiza que tu proyecto va a ser un éxito financiero, claro que no, pero definitivamente hay que hacer todo lo posible por no pasar por el mal momento, ¿no te parece?

    Muy interesante tu comentario. Se agradece :-D

    ResponderEliminar
  7. Excelente artículo (me ha hecho pensar, gracias). Éxitos en el Concurso 20blogs.

    Te invito a que visites mi blog en la sección de cine
    http://cineparausarelcerebro.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Gracias, David

    Me agrada mucho que el artículo te haya hecho pensar. Estaré por el tuyo esta tarde.

    Suerte igualmente en el Concurso 20blogs.

    Saludos,

    Joel Pinto

    ResponderEliminar