lunes, 19 de diciembre de 2011

La Interacción: ¿Por qué es tan importante tu “Comentario”?

Bastante antes de que Facebook anunciara sus nuevas estadísticas, que se orientan en mucho a medir la interacción del contenido publicado (entre otras cosas, por supuesto) las tendencias indicaban un giro en la industria de los medios sociales hacia la interacción, la conversación, dejando un poco al lado el mito de las grandes cantidades de fans, para concentrarse más en la bilateralidad, es decir, el compromiso de parte de la audiencia.

¿A qué me quiero referir con esto? Seguramente lo has podido ver con bastante frecuencia: Artículos muy interesantes que son vistos por miles de personas, retuiteados por cientos, con muchos clics en el botón “Me Gusta” de Facebook, con muchos “+1” de Google.

Desde cualquier punto de vista, todo un éxito por su contenido pero, sin embargo, cuando vemos el área de los comentarios, la realidad que vemos es totalmente diferente: muy pocos comentarios, e incluso, en algunos casos, sin ningún comentario.

¿Por qué es tu comentario tan importante? Como siempre, te lo explico con un ejemplo:


En esta foto te muestro un email que le envía Manolo Manolo a su amigo, Francisco (nombres y cuentas ficticias para evitar el conocido “spam”) en donde le pasa el vínculo a un artículo y tan sólo le dice “Te puede interesar” en el “Asunto”. Nada más.

Pero… le puede interesar puede tener muchos matices: le puede interesar porque es un artículo lo suficientemente malo como para tomarlo como ejemplo de las cosas que no se deben hacer, o también le puede interesar porque es muy relevante para algo en particular. En cualquiera de los dos casos, Manolo no le dice a Francisco lo que piensa del contenido sino que, simplemente, lo compartió con él “porque pensó que le podía interesar”. Punto.

En esta otra foto, puedes ver con toda la claridad del mundo la importancia del “Comentario”. En este caso, Manolo no solamente le re-envía el vínculo a Francisco, sino que le dice:



“Te va a interesar. Me parece un artículo excelente” en el asunto del correo. De entrada, ya Francisco sabe lo que Manolo piensa del artículo, puesto que lo considera “excelente”, no bueno, ni regular, sino excelente.

“Me pareció súper interesante para el proyecto que estás haciendo ahora” en el contenido, por lo que Francisco sabe que la lectura de dicho artículo va a ser importante para él, le va a servir para algo, invitándole a tomar una acción en ese mismo momento y no dejarlo para después.

“…lo pienso utilizar para el mío”. ¡Vaya!, si tan bueno es como para que Manolo lo utilice el mismo en su proyecto, pues definitivamente tiene que ser algo bueno.

Y finalmente, le dice “Luego me cuentas que te parece”, invitando a Francisco e a continuar la interacción. De este comentario Francisco sabe que Manolo quiere saber su opinión con respecto al artículo y la conversación se desarrolla automáticamente.

¿Pudiste apreciar la diferencia? ¿Viste como el “Comentario”, por muy sencillo que pueda ser, es el elemento que realmente genera la interacción, el conocimiento mutuo?

En el primer ejemplo, el artículo compartido puede ser leído o no, pero la persona que lo envía no está aportando nada, sino actuando simplemente como una antena de retransmisión. Puedes suponer que el artículo es interesante pero nada más. En el segundo, el “Comentario” es el que genera realmente la interacción, es el que nutre la relación, el que le añade realmente valor a este acto de compartir.

Cuando incluyes tu comentario en un material que re-envías o compartes, o incluso en algún artículo que lees en cualquier portal de Internet, estás dejando tu granito de arena, estás colaborando a hacer más grande aún la web social, estás aportando a la inteligencia colectiva, estás ayudando a la otra persona a nutrirse de tu experiencia y tus conocimientos.

Los comentarios, la interacción, la bilateralidad son realmente el oro de las redes sociales y de la nueva forma de llevar los negocios y las relaciones en nuestros tiempos. Y debería ser el objetivo de tu estrategia de marketing digital.

Entonces, ¿qué te parece?, ¿compartes conmigo tu opinión?

Artículos relacionados: "Por algo lo llaman Social Media"


13 comentarios:

  1. Sí he compartido contenidos pero pocas veces he hecho un comentario al enlace. Ahora como lo planteas, comprendo la importancia de hacerlo y lo tomaré en cuenta. Gracias :)

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Alejandra

    Gracias por el comentario y, sobre todo, me contenta que lo encuentres útil y que lo tomes en cuenta.

    Muchas veces yo me he encontrado también trabajando como una antena. Hace ya unos meses que me decidí formalmente a comentar el contenido que comparto.

    De esa manera, aporto mi granito de arena para engrandecer el conocimiento colectivo. Después de todo, ¿no es la web un sitio fenomenal para compartir y aprender?

    Felices fiestas y muchísimo éxito con tu negocio inmobiliario :-D

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. GRAN artículo Joel. Los contenidos son el factor clave. Todos sabemos que los contenidos son la base de la conversación, cuando aportamos contenidos nos estamos RELACIONANDO, si además estos contenidos de calidad los gestionamos bien, estaremos incentivando la "interacción" que tu muy bien has explicado.

    ResponderEliminar
  5. Joel, en la primera entrada digo lo mismo, pero te cambié de nombre...No creo que te guste eso...
    Felices fiestas.

    ResponderEliminar
  6. Muy buenos días, Pilar

    No te preocupes por lo del nombre, que a mi también me ha pasado. Igual el cariño es el mismo, ¿no?

    Gracias por participar. Pienso como tu que los contenidos son la base de toda conversación. No me imagino estar al lado de una persona que continuamente habla de cosas que no me interesan.

    Seguramente al principio escucharé por educación, pero ya luego como que no.

    Igual ocurre cuando estás en una conversación unilateral. Llega un momento en el que estás tan saturad@ de información que simplemente abandonas, además de que no te sientes tomad@ en cuenta.

    ¿Te ha pasado alguna vez?

    ResponderEliminar
  7. Concuerdo contigo que dejar agregar los comentarios propios es muy valioso, ya que enriquece el artículo o tweet que estemos leyendo o compartiendo...

    Sin embargo, observo que proporcionalmente son muy pocos los lectores que dejan un comentario aún que les parezca interesante o valiosa la información que tienen entre manos.

    Me pregunto que tanto es un tema cultural: Si de por sí hay muchas personas a las que no les gusta leer, hay aún más que prefieren no escribir.

    ¡Éxito!

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches, Mauricio

    Espero que estés muy bien. Yo me he fijado igual que tú en el tema de las proporciones. Por los números se nota que el tema ha sido interesante y ha sido del interés de mucha gente, sin embargo cuando bajamos a los comentarios, son muy poquitos.

    Tal vez debamos nosotros como profesionales comenzar a insistir en el tema de "la participación activa" para que se enriquezca el entorno digital.

    ¿Será una buena idea?

    Exitos para tí también :-D

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Joel, por infinidad de circunstancias nos vemos en situaciones como la que describes anteriormente...Aveces ocurre que estamos en una conversación unilateral con sensación de estar aislado del resto de la gente. Esto es lo que hay que intentar cambiar, ya lo sé, una propuesta muy difícil, pero creo que tu estas por buen camino haciendonos reflexionar con tu acertadísmo artículo. Sigue así que la recompensa final será una BUENA CONVERSACIÓN.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Pilar

    Feliz mañana de Pre-Nochebuena! Es una propuesta muy difícil pero necesaria. Yo creo que si no lo hacemos, la gente terminará aburriéndose.

    ¿Recuerdas cuando comenzamos a usar el correo electrónico? Al principio todo bien: mándabamos, recibíamos, interactuábamos... luego ¿qué pasó?

    Se convirtió en una vía uni-direccional de las marcas (e incluso de las personas mismas) para bombardearnos con mensajes unilaterales. ¿Resultado?

    Filtros anti-spam y conversaciones vacías.

    Creo de verdad que el valor de las redes está precisamente en su carácter social, en la capacidad de compartir y alimentarnos mutuamente con nuestras propias experiencias.

    Un besito, Pilar, que la pases muy bien hoy.

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante este artículo, en realidad estoy de acuerdo que al lograr interacción, hay efecto en el mensaje.
    Interesante blogs.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Marta Elena

    Creo que, a fin de cuentas, se trata de eso: la interacción. Es como en cualquier relación, sea personal, familiar o de negocios. El crecimiento mutuo se da con la interacción, no con la pasividad.

    En cuando a negocios, más aún todavía: Si no hay interacción, no hay venta. Si no hay venta, todo esfuerzo resulta en vano.

    Gracias por compartir.

    Feliz día :-D

    ResponderEliminar