lunes, 26 de diciembre de 2011

¿Hacia dónde va el marketing durante el próximo año 2012?


¿Qué nos espera en el 2012?
Y llegamos a la última semana del año. Y aún cuando no haya una pausa real entre un año y otro, pareciera siempre que estamos realmente entrando en un Año Nuevo. Algo así como si cerráramos una puerta para entrar en una habitación diferente. ¡Es un sentimiento sobrecogedor y difícil de explicar!

Siempre estos días son propicios para reflexionar, meditar. A mí me encanta hacerlo. Meditar un poco acerca de lo que hemos hecho, de lo que nos quedó pendiente por hacer y de aquello que hicimos sin haber siquiera planificado adecuadamente.

Es una hora buena también para preguntarse, ¿hacia dónde vamos el año que viene? ¿Qué nos depara ese Nuevo Año 2012, que para muchos pinta muy mal y para otros no tanto?

La forma de hacer negocios, de hacer marketing, ha tomado un giro muy interesante que a mí, personalmente, me agrada mucho y creo que es realmente una dirección en la que se pueden comenzar a desarrollar estrategias con buen rendimiento, poco desperdicio y mucha satisfacción para los dos actores principales: la empresa y el cliente.

No se trata de adivinar hoy en día que red social va a ser la más exitosa, si Google+ finalmente le ganará a Facebook, si Twitter se declarará en abierta competencia contra el gigante de California, si la geolocalización finalmente cuajará como herramienta efectiva, si el marketing móvil será el nuevo Rey del Mambo o no,  o si se seguirán promoviendo y difundiendo las protestas sociales a golpe de twitt o whatsap!

En este caso, me refiero sencillamente a que el consumidor será realmente el elemento principal. Este consumidor que ha logrado desarrollar una potente voz, una gran capacidad para colaborar con otras personas y aportar al conocimiento colectivo, que ha rebatido cualquier duda que pudiera existir con respecto a su valía dentro del circuito comercial, que ha puesto en tela de juicio a los antiguos “speechs” de ventas, que simplemente ya no son suficientes, y tantas otras cosas. Si lo queremos en muy pocas palabras, es más en sólo seis palabras, este consumidor “tiene la sartén por el mango”.

El hecho de que tú como empresa te estés esforzando tanto en desarrollar contenido relevante para ese consumidor, que sea de su interés, que lo enganche y que lo anime a compartirlo, es realmente una novedad. 

El hecho de que tu objetivo sea ahora lograr desarrollar con fuerza la venta “referida” o “por recomendación” gracias al desarrollo de una relación honesta y transparente con el cliente, donde exista valor para ambos lados, es un tremendo avance comparado con el marketing como se había hecho por muchos años.

Y eso es bueno para todos. Bueno para la empresa porque realmente podrá competir de una manera creativa y aportar valor a la relación con el consumidor. Bueno para el consumidor porque recibirá, a cambio de su fidelidad y de su recomendación, ofertas de servicios y productos cada vez más completas, mejor elaboradas, más orientadas hacia la satisfacción real de sus necesidades.

Y es bueno para la sociedad en sí porque, tanto empresas como consumidores, estarán trabajando juntos, por primera vez en mucho tiempo.

Por eso es que me agrada tanto esta nueva forma de hacer marketing orientado hacia el desarrollo de una experiencia global positiva para el consumidor. Porque realmente de eso se trata, y se ha tratado siempre: ¡generar consumidores satisfechos!

No importa cuál sea la plataforma que lidere el mercado durante el año, ni cual sea la aplicación preferida de más usuarios, ni de los múltiples avances tecnológicos que tendremos la oportunidad de disfrutar con toda seguridad. Ganarte la fidelidad de tus clientes será un factor fundamental para medir el éxito de tus esfuerzos.

¿Qué te puedo recomendar para que la lleves con más facilidad? Definitivamente, de todo lo aprendido y compartido durante este año, el mejor consejo que puedo compartir contigo es el de escuchar con mucha atención lo que ocurra a tu alrededor, lo que digan tus clientes acerca de tu empresa, producto o marca, lo que expresen y comenten, y asegurarte de tener abiertos todos los “oídos” que sean posibles para que no pierdas ninguna oportunidad de generar la experiencia más positiva de todas, para tus clientes.

Desde este pequeño rincón del ciberespacio te deseamos lo mejor del mundo desde el primer día del año nuevo en adelante y para siempre.

¡Feliz Año Nuevo 2012!


jueves, 22 de diciembre de 2011

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2011 para todos!

Ha sido un año particularmente complicado desde muchos puntos de vista, sin embargo, quiero centrar este artículo en lo positivo, que es esa energía que, a final de cuentas, nos va a ayudar a salir adelante y poner en marcha todos nuestros proyectos.

Aún cuando solamente los pensamientos positivos no te van a convertir en una empresa exitosa ni van a duplicar el dinero que produces cada mes, son ellos los que te van a mantener a flote en aquellos días en los que las cosas no salen como tú lo esperabas. Si tus pensamientos positivos, es decir, una actitud positiva hacia la vida y hacia tu negocio, tu familia, los unes con tus esfuerzos, tus decisiones y tus acciones, seguramente las cosas marcharán de manera diferente.

Que estas Fiestas puedas disfrutar con todos tus seres queridos de momentos memorables, llenos de alegría, de cosas para compartir, de historias que comentar y recordar, de muchas sonrisas y de muchos abrazos.

Y por supuesto que el próximo Año 2012 este lleno de cosas buenas, de prosperidad, de mucha salud para que puedas trabajar el doble cada día, de paz y de tranquilidad.

De mi parte solo me queda agradecerte por todo el apoyo que le has brindado a este humilde blog todos estos meses y simplemente puedo reiterarte mi compromiso de seguir cuidando que este sea un espacio para conversar, compartir y aprender de nuestras propias experiencias y conocimientos, de una manera sencilla, clara y directa.

Feliz Navidad y que el Año que recibimos como nuevo te permita ver todos tus más lindos sueños y proyectos convertidos en sendas realidades.

¡A tu salud!

lunes, 19 de diciembre de 2011

La Interacción: ¿Por qué es tan importante tu “Comentario”?

Bastante antes de que Facebook anunciara sus nuevas estadísticas, que se orientan en mucho a medir la interacción del contenido publicado (entre otras cosas, por supuesto) las tendencias indicaban un giro en la industria de los medios sociales hacia la interacción, la conversación, dejando un poco al lado el mito de las grandes cantidades de fans, para concentrarse más en la bilateralidad, es decir, el compromiso de parte de la audiencia.

¿A qué me quiero referir con esto? Seguramente lo has podido ver con bastante frecuencia: Artículos muy interesantes que son vistos por miles de personas, retuiteados por cientos, con muchos clics en el botón “Me Gusta” de Facebook, con muchos “+1” de Google.

Desde cualquier punto de vista, todo un éxito por su contenido pero, sin embargo, cuando vemos el área de los comentarios, la realidad que vemos es totalmente diferente: muy pocos comentarios, e incluso, en algunos casos, sin ningún comentario.

¿Por qué es tu comentario tan importante? Como siempre, te lo explico con un ejemplo:


En esta foto te muestro un email que le envía Manolo Manolo a su amigo, Francisco (nombres y cuentas ficticias para evitar el conocido “spam”) en donde le pasa el vínculo a un artículo y tan sólo le dice “Te puede interesar” en el “Asunto”. Nada más.

Pero… le puede interesar puede tener muchos matices: le puede interesar porque es un artículo lo suficientemente malo como para tomarlo como ejemplo de las cosas que no se deben hacer, o también le puede interesar porque es muy relevante para algo en particular. En cualquiera de los dos casos, Manolo no le dice a Francisco lo que piensa del contenido sino que, simplemente, lo compartió con él “porque pensó que le podía interesar”. Punto.

En esta otra foto, puedes ver con toda la claridad del mundo la importancia del “Comentario”. En este caso, Manolo no solamente le re-envía el vínculo a Francisco, sino que le dice:



“Te va a interesar. Me parece un artículo excelente” en el asunto del correo. De entrada, ya Francisco sabe lo que Manolo piensa del artículo, puesto que lo considera “excelente”, no bueno, ni regular, sino excelente.

“Me pareció súper interesante para el proyecto que estás haciendo ahora” en el contenido, por lo que Francisco sabe que la lectura de dicho artículo va a ser importante para él, le va a servir para algo, invitándole a tomar una acción en ese mismo momento y no dejarlo para después.

“…lo pienso utilizar para el mío”. ¡Vaya!, si tan bueno es como para que Manolo lo utilice el mismo en su proyecto, pues definitivamente tiene que ser algo bueno.

Y finalmente, le dice “Luego me cuentas que te parece”, invitando a Francisco e a continuar la interacción. De este comentario Francisco sabe que Manolo quiere saber su opinión con respecto al artículo y la conversación se desarrolla automáticamente.

¿Pudiste apreciar la diferencia? ¿Viste como el “Comentario”, por muy sencillo que pueda ser, es el elemento que realmente genera la interacción, el conocimiento mutuo?

En el primer ejemplo, el artículo compartido puede ser leído o no, pero la persona que lo envía no está aportando nada, sino actuando simplemente como una antena de retransmisión. Puedes suponer que el artículo es interesante pero nada más. En el segundo, el “Comentario” es el que genera realmente la interacción, es el que nutre la relación, el que le añade realmente valor a este acto de compartir.

Cuando incluyes tu comentario en un material que re-envías o compartes, o incluso en algún artículo que lees en cualquier portal de Internet, estás dejando tu granito de arena, estás colaborando a hacer más grande aún la web social, estás aportando a la inteligencia colectiva, estás ayudando a la otra persona a nutrirse de tu experiencia y tus conocimientos.

Los comentarios, la interacción, la bilateralidad son realmente el oro de las redes sociales y de la nueva forma de llevar los negocios y las relaciones en nuestros tiempos. Y debería ser el objetivo de tu estrategia de marketing digital.

Entonces, ¿qué te parece?, ¿compartes conmigo tu opinión?

Artículos relacionados: "Por algo lo llaman Social Media"


lunes, 12 de diciembre de 2011

3 Preguntas que pueden doblar el tamaño de tu negocio

3 sencillas preguntas para crecer tu negocio.
Este artículo fue originalmente publicado por un compañero bloggero, Salvador Figueros, y me pareció tan genial como para pedir a Salvador que me permitiera publicarlo en mi blog. Lo dedico a todos aquellos dueños de negocios y pequeñas empresas que se revientan la cabeza tratando de encontrar fórmulas para crecer su negocio.

Hay una muy sencilla: Si logras que cada uno de tus órdenes de 10€, se convierta en una de 13€, estás incrementando tus ventas en un 30%. Hazlo todos los días y a fin de mes, los resultados te asombrarán. ¿Cómo hacerlo?. Pues, es allí donde el artículo de Salvador lo expone de manera magistral.

Aquí se los dejo. ¡Que lo disfruten!
__________________

“McDonald´s es una gran compañía. Ése no es un gran descubrimiento. Desde que Ray Kroc arrancó el negocio, las cosas han funcionado de maravilla para la franquicia. Hay otros muchos que hacen cosas parecidas, pero no son lo mismo.

Tiene sentido ver lo que hacen. Analizarlo. Aprender de ellos. Cuando las cosas van bien durante tanto tiempo, es por algo. Siempre hay una razón. Los líderes no dejan mucho hueco a la casualidad. McDonald´s tampoco.

Lo interesante de todo esto es que puedes aprender sus secretos. Sólo tienes que consumir sus productos y prestar un poco de atención. Ver cómo lo hacen. Algunas veces, son auténticas clases magistrales.

¿Grande?

Estás en la cola. Llega tu turno y pides un “Big Mac”. Enseguida, escuchas la voz de la persona que te atiende diciendo: “¿Menú Grande?”.

Son dos palabras, pero es suficiente. No es necesario mucho más para disparar tus ingresos. Quizá no habías pensado en el tamaño grande. No pasa nada. Ahí está el personal de McDonald´s para recordártelo.

¿Por qué? Porque saben que en esa pregunta hay ingresos. Hay una gran diferencia entre hacerla y no hacerla. Es fácil. Sólo tienes que preguntárselo al cliente. Es fácil, pero hay unos pocos negocios que lo hacen y otros muchos que no.

¿Nuggets, alitas,…?

Afortunadamente, hay muchas posibilidades. ¿Te puedes decidir sólo por el menú? Claro que sí. Es más que suficiente, pero si le pones algún complemento puede mejorar. Ellos los tienen y te los ofrecen.

Si no eres de piedra, suelen caer unos nuggets de 6…o de 9 (el mecanismo se repite). Siempre tienes la posibilidad de incorporar un complemento. Siempre tienes la posibilidad de optar por el tamaño pequeño o grande.

El juego es un juego de opciones. No son demasiadas para no confundirte. Son las suficientes para que puedas considerarlas. Sus clientes las consideran y sus ingresos se multiplican.

¿Alguna cosa más?

Estás a punto de terminar, pero siempre hay tiempo para otra pregunta. Ahora, funciona como un resumen final: ¿Alguna cosa más?

Te están diciendo que esto se está acabando, pero antes debes pegar un repaso para no dejar nada por el camino (postre, bollería,…). ¿Que no se te ha olvidado nada? Perfecto. Habéis terminado. ¿Que sí? Perfecto. Tú contento y McDonald´s también. Más ingresos.

Son tres preguntas sencillas, pero tienen el poder de doblar tus ingresos. Te ayudan a vender más cantidad. Te ayudan a vender más cosas. Te ayudan a no dejar nada en el tintero.
Al final, todo es natural. Es fluido. Las preguntas entran cuando tienen que entrar y el proceso no se interrumpe. Al final, todos ganan.

Reformula estas preguntas para tu negocio y empieza a trabajar como lo hacen los grandes. Si ellos pueden doblar sus ingresos, no hay una sola razón para que tú no puedas hacerlo."
____________________

Autor: Salvador Figueros
Artículo original en: 3 Preguntas Que Pueden Doblar Tu Negocio



lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Puede existir una empresa sin clientes?

¿Qué pasa si no tienes clientes que compren?
Hace algún tiempo escribí un artículo titulado “Cliente o empresa: ¿Tú de que lado estás?” y uno de los comentarios que recibí en uno de los portales en que el artículo fue publicado decía: “Considero que es más importante la empresa que el cliente ya que, existe la figura del cliente porque existe la empresa.”

Y agregaba que “…y es precisamente el producto la estrella de esa relación entre empresa-cliente.”

Mi respuesta no se hizo esperar: ¿Puede una empresa existir sin clientes que compren los productos? ¿Existe el producto estrella sin clientes que lo compren? ¿Cómo se convierte un producto en estrella sino es por tener muchos clientes que lo compren?

Si tú piensas de la misma manera, es entendible porque, durante muchos años, el marketing se concentró en el producto, la marca o la empresa, y como el cliente tenía muy pocas maneras de hacer sentir su opinión, pues todo funcionaba de una manera unilateral. Tu como empresa fabricabas un producto y lo ponías en el mercado. Tu cliente iba y lo compraba. De vez en cuando, si te interesaba (que no era frecuente) conocer quién era tu cliente, hacías un sondeo de mercado y, mediante unas métricas y analíticas, definías quien era tu “cliente promedio” y seguías adelante.

Pero ahora debes entender que nunca la empresa ha sido, o ha debido ser, la protagonista. Ni mucho menos el producto. Nada ocurre en los negocios si, del otro lado del mostrador, no hay un ser humano que decida que todo lo que tu dices, haces y ofreces, le parece bien y decide darte de su dinero porque considera que tu producto efectivamente satisface sus necesidades, cualesquiera que éstas sean.

Siempre ha sido así: Sin cliente que compre, no hay negocio para tu empresa. Sin venta, no hay dinero, y sin dinero, no hay progreso para tu negocio.

Incluso en épocas muy remotas, cuando no existían empresas y los “negocios” se hacían mediante el intercambio de alimentos y cosas, si tú tenías cuatro cabras y un día cualquiera, querías cambiarlas por cuatro pescados (si, ya lo sé… no es un intercambio equilibrado, pero que sirva solo de ejemplo), si no había nadie interesado en tus cabras, pues te las quedabas y no comías pescado ese día. Muy sencillo.

Aún en aquella época tan remota, si no existía un ser humano del otro lado de la transacción comercial, nada ocurría. Muy sencillo y tan cierto hace siglos, como lo es hoy en día y lo seguirá siendo siempre.

Y yo creo que no hay mucho más que decir. Si tu sigues pensando que tu producto es la estrella, cuéntanos porque. ¿Qué pasaría si tus clientes no compraran?

Artículos relacionados: