miércoles, 31 de agosto de 2011

¿Y tú? ¿de qué lado estás?

¿Y tú? ¿de qué lado estás?

Seguramente tu respuesta natural sea: del lado de mi empresa. ¡Y con razón!

Has invertido una extraordinaria cantidad de dinero, tiempo y esfuerzo en sacarla adelante. Conoces tu producto desde la A hasta la Z, y sabes – como empresario honesto que eres – que tu producto es bueno. Junto con un equipo de profesionales excelentes que tienes, has diseñado una eficiente red de distribución, tu política de precios es competitiva en el mercado, porque conoces a tus competidores, sabes que tu producto es bien aceptado porque las ventas se mueven bien, te preocupas por rentabilizar la operación de tu empresa, porque a fin de cuentas, se trata también de ganar dinero.

Y todo eso está bien. De hecho, si no estuvieras tan involucrado con tu empresa, las cosas no funcionarían tan bien.

Pero ahora, piensa un poco en lo que hay dentro de tu consumidor. Ponte en sus pantalones por cinco minutos. ¿Qué información puedes obtener?

Si te pones en el puesto de tu cliente puedes descubrir cosas muy interesantes, como por ejemplo, porqué tu cliente compra tu producto y no el de tu competencia, si el cliente piensa que tu producto es realmente bueno o simplemente es barato, si la última vez que tu cliente compró tu producto fue bien atendido, si tu cliente está lo suficientemente satisfecho con tu producto como para recomendarlo a otros, y mucho más.

¿Ves la diferencia? Si partimos del hecho de que tu empresa vive o sobrevive porque tiene clientes que compran sus productos o servicios, entonces puedes llegar a la conclusión de que tiene más importancia estratégica para ti ponerte del lado de tu cliente, que el de tu empresa. ¿Por qué? Porque del lado de tu cliente es donde está el dinero, no por otra cosa.

Si sencillamente continúas pensando que eres tú y solamente tú, pues tu cliente te va a decir, pues no, se trata de mí, de mi satisfacción, de mi beneficio y, en un mercado donde hay tantos productos para elegir, sencillamente tu cliente… ¡se va con tu competencia! Y a lo mejor tú ni te enteras.

Lo importante es entender que el mercado ha cambiado, y si tú mantienes una posición centrada en tu producto, seguramente vas a encontrarte con muchos inconvenientes. Porque el mercado es diferente.

¿Cuál es la diferencia? Que las personas tienen una capacidad extraordinaria de conectarse unas con otras, con amigos, conocidos, compañeros de trabajo, familiares, y gracias a Internet, lo pueden hacer sin costo alguno. De igual manera, hay mucha información que está disponible para todos en Internet, y que ayuda a la hora de decidir la compra de un producto. Hay también foros, grupos de discusión, comunidades, redes sociales, comparadores de precios, recomendaciones.

Esta capacidad de “conectarse” significa que todo el mundo puede compartir experiencias y opinar con respecto a algo, bien sea la compra de un producto, un viaje, un hotel, un sitio visitado, un accidente, cualquier cosa.

¿Haz llegado tú, un lunes por la mañana a la oficina, comentándole a tu compañero de escritorio lo bien que lo pasaste el fin de semana en ese parque de montaña y le recomiendas que vaya con su pareja? Pues en Internet, y especialmente a través de las redes sociales, pasa lo mismo. Un correo electrónico, unas fotos colgadas en Facebook, el vídeo subido en Youtube, ¡mil maneras diferentes!

¿Qué es lo que tú tienes que hacer? ¿Mantener tu posición diciendo que “tú eres la empresa que tiene el mejor producto”?

Pues no, ¿por qué? Porque si lo continúas haciendo de esta manera, vas a fallar. ¿Qué pasa si tus competidores si están orientándose hacia el cliente y descubriendo para ellos nuevas oportunidades de desarrollo? Aquél que descubra lo que se debe hacer, y lo haga de manera correcta, será definitivamente el que gane, no solamente nuevos clientes, sino relaciones a largo plazo.

Se trata de abandonar la posición centrada únicamente en tus argumentos como empresa, ególatra, ciega, valorando únicamente los esfuerzos que tú has hecho, y salir afuera, a la calle. Sal afuera para que veas lo que ocurre en el mundo, en tu industria, con tu cliente, para que conozcas que se dice de ti, de tu empresa, de tu producto, no solamente en redes sociales, sino en el entorno donde te desenvuelves.

Solamente escuchando lo que ocurre afuera, tu puedes planificar tus estrategias de mejor manera. Solo poniéndote en el lado de tu cliente, tú estarás preparado. Imagínate que vas a una guerra. Diseñaste un arma espectacularmente efectiva, que puede alcanzar un objetivo ubicado en la superficie de la Luna, guao, ¡genial!… en fin, tu estás convencido que tu producto es lo mejor, pero como no escuchas, no te has enterado de que tu oponente, seis meses atrás, diseñó una bomba especial, aun costo bajísimo, que destruye tu súper-arma!

Moraleja: No solamente se trata de ti, sino de lo que ocurre afuera, del lado de tu cliente. Escuchando de manera efectiva lo que ocurre con tus clientes, tu estrategia de mercadeo y comercialización puede afinarse de una manera mucho mejor, incluso pueden resultar mucho más sencilla de planificar y poner en marcha sin que implique para ti un desembolso de dinero grande.

Ponte en los pantalones de tu cliente por un rato, y trata de ver que es lo que tu cliente ve de tu empresa y tu producto. Seguramente aprenderás muchas cosas buenas y positivas.

Entradas relacionadas: http://conocealnuevocomprador.blogspot.com/2011/07/estas-realmente-escuchando-pero-de.html

martes, 23 de agosto de 2011

Humaniza tu presencia en las redes sociales.

Humaniza tu presencia en Redes Sociales.
Todos estamos sujetos a los impactos de distintas campañas de mercadeo cada día. De hecho, muchos más de los que realmente puedes atender o incluso recordar.

Con las redes sociales está ocurriendo algo parecido. Sí, son muchas las empresas que están desarrollando nuevos esfuerzos en estos medios. Tal vez, incluso, tu empresa sea una de ellas y es por eso que el título de esta entrada llamó tu atención.

No cabe duda que utilizar los medios sociales para promover tu negocio es una buena idea. Seguro que sí. Puedes utilizarla para desarrollar una relación muy nutritiva y cercana con tus clientes, posicionando tu marca de manera sólida en sus mentes y ganándote su preferencia, dejando atrás a tus competidores.

Pero si estás utilizando estas herramientas, asegúrate de darles un toque “humano”, ponerle una cara, una voz, a esa participación. Recuerda que te estás relacionando con seres humanos, no con máquinas, y aún cuando el contacto sea “virtual”, tiene el mismo valor e impacto que un encuentro cara a cara en el mostrador de tu negocio.

¿Qué debes tener en cuenta?
  • No hagas una simple copia de tu página web en los medios sociales: Tu Website es para ti, para mostrar tu marca, tus productos, tu empresa. Los medios sociales son para relacionarte con tus clientes. Es otra historia. Dale a tus clientes contenido que ellos disfrutarán, que les dará algo nuevo, diferente. No les des más de lo mismo.
  • Ponle siempre una cara: que haya alguien que pueda responder a los clientes cara a cara. No simplemente el logo de tu empresa, sino alguien de carne y hueso. Darle una cara a tu presencia social, la humaniza, la convierte en una persona como las personas con las cuales vas a interactuar. Que sea de esa manera, de persona a persona, y no de corporación a persona, porque de esa manera, no funciona.
  • Hazte un amigo íntimo: Genera una conversación, no una clase magistral en la que tú muestras lo bueno que es tu producto. Conversa como un amigo, un conocido, comparte con ellos cosas únicas, interesantes. Asegúrate de estar siempre allí cuando tus usuarios te buscan. No lo hagas simplemente a tu tiempo, cuando a ti te interesa. Haz lo que un amigo de verdad haría.
  • Ofrece incentivos y premios: Anima a tus usuarios a visitar tus páginas sociales con frecuencia. Un regalo, algún descuento en su próxima compra, algo que no puedan conseguir en otro sitio.
  • El contenido es rey: Asegúrate de que tu contenido es relevante para tus usuarios y no una simple copia de tu folleto de ventas. Incluso trata de generar contenido que está conectado con los gustos, hobbies, o aficiones de tus clientes
  • Personaliza: Siempre asegúrate de que el contacto sea de persona a persona, no como un ente corporativo distante y frío, sino como un ser humano. Habla de una manera sencilla, cuasi informal.
  • Abre tus páginas para que los usuarios comenten: Tal vez en algún momento te encuentres con algún comentario desagradable, pero recuerda que esto te brinda una oportunidad para aprender. Deja algo del control en manos de tus usuarios, siempre resultará mejor para ti.
  • Hazte de confiar y sé transparente: No tengas intenciones ocultas, responde a todas las preguntas, comentarios y quejas tan pronto te sea posible. No dejes que el tiempo enfríe el contacto.
Ten estas recomendaciones presentes en todo momento. Los medios sociales pueden ser extraordinariamente efectivos, si sacas de ellos el mejor provecho.

¿Qué más crees tú que puedes hacer para que la presencia de tu empresa en medios sociales sea más humana?

Nota: Este artículo se basa en uno escrito en inglés. Si quieres leerlo haz clic en el vínculo que te dejo acá
http://thenextweb.com/socialmedia/2010/12/10/wake-up-7-tips-on-how-to-be-a-human-in-social-media.html

viernes, 19 de agosto de 2011

No es una regla de oro pero funciona muy bien: Honestidad y Transparencia.

Honestidad y transparencia en medios sociales.
No importa la cantidad de amigos o fans que puedas tener en tu página de Facebook, o la cantidad de seguidores en Twitter, o cuantas personas vean tus videos en Youtube. No importa si algunos días lo que compartes es extraordinariamente bueno, y otros, pues ya no tanto. No importa si la foto de tu perfil dice que eres un poco más viejo, o más joven (generalmente el caso es este último!).

Hay una regla que debe estar allí y con la que tú debes cumplir de manera estricta, si quieres sobrevivir, tanto en los medios sociales, como en tu negocio.

¡Ser honesto y transparente!

Hay muchos ojos mirando, mucha información que fluye de un lado para otro, muchos personas que comparten contenido, comentarios (positivos o negativos, ¡es igual!) tanto con respecto a tu negocio, producto o marca, como con respecto a tu propia persona.

Si te recuerdas de la famosa palabra “viral”, pues sí, tanto las cosas buenas como las no tan buenas, pueden difundirse de manera viral y alcanzar en cuestión de minutos a cientos, miles de personas. Si es un comentario positivo respecto a tu producto, pues estupendamente bien, pero…¿que pasas si no?¿qué pasa si es un cliente al cual le quedaste muy mal?¿te imaginas?

De aquí la importancia de esta Regla de Oro (Ojo: La definición como regla de oro es puramente personal)

HONESTIDAD: Si eres honesto contigo, con tu empresa, con tu negocio, con el producto que ofreces, con tus clientes, y si estás honestamente comprometido con hacer las cosas mejor, definitivamente estás abierto para un aprendizaje que puede ser muy productivo para ti, desde muchos puntos de vista.

No sólo tu producto puede ser mejor, sino todas las cosas a tu alrededor pueden cambiar también, porque, de entrada, eres una persona en la que se puede confiar. La honestidad genera confianza. Eso sin duda.

TRANSPARENCIA: ¿Te has fijado lo desagradable que es entrar en una relación con alguien que te dice tener unas intenciones determinadas, para luego darte cuenta – algún tiempo después – que realmente no era así, y que la persona tenía otras intenciones? Pues igual aplica a los negocios. La transparencia es imprescindible y fundamental. ¿Te gusta acaso cuando compras un producto, para luego darte cuenta de que habían unas letritas pequeñas en la oferta que viste, de las cuales no te percataste, que convierten tu decisión en una de las peores compras que has hecho?

Todos sabemos que, a final de cuentas, el objetivo es desarrollar los negocios y que estos crezcan, tanto en relaciones, clientes como en volumen de ventas, por supuesto que sí.

Pero si todas tus relaciones y contactos con clientes, usuario o socios, están condicionadas a esto, entonces nunca podrás ser transparente, porque no estás buscando una relación de mutuo beneficio, sino el tuyo solamente. ¡Y lo peor es que se te nota!

Ser transparente y honesto es un ejercicio de voluntad. Requiere un tremendo esfuerzo y el estar consciente del hecho que, hoy en día, ya no es tan cierto aquello que decía que “una mentira dicha mil veces se convierte en realidad”.

Hoy en día, para favor de muchos, sobretodo de los usuarios y consumidores, hay muchas formas de demostrar que una información compartida no es completamente cierta, o que es totalmente falsa.

Y si te dejas atrapar allí, en esa esquina, entonces has puesto tu reputación en el centro del escenario, y no en la mejor de las condiciones. Sé siempre honesto y transparente, y estarás del lado "seguro" en todo momento.

Y tú, ¿lo ves importante?¿o crees que es algo que se puede hacer solamente si es necesario?¿qué opinas?

martes, 16 de agosto de 2011

¡La publicidad en medios sociales está de moda!

Publicidad en Redes Sociales.
Las redes sociales deberían ser tu mejor opción para impactar en tu cliente potencial, a medida que se incorporan a ellas más y más personas cada día.

Con la popularidad que han ganado Facebook y Twitter en los últimos años, la publicidad en medios sociales ha tomado un nuevo giro, y ahora con Google+, más todavía.

¿Que debes tener pendiente cuando haces publicidad en medios sociales?

Se trata de las conexiones: El impacto de la publicidad en medios sociales no sólo se refiere al impacto en tu cliente potencial inmediato, sino la posibilidad de – a través de un mensaje creativo y diferente – tener la posibilidad de conseguir que te recomiende con su red de contactos… ¡un impacto que se multiplica sólo!

No te olvides del que toma decisiones: Aún cuando puedes pensar que el hombre generalmente toma decisiones, no siempre es así. Siempre según el producto que tengas y los objetivos de tu campaña, en muchos casos, es la mujer la que decide o, mejor aún, la que tiene la ultima palabra. También piensa que la sociedad ha cambiado mucho y, hoy en día, muchas mujeres han logrado alcanzar estatus profesionales impresionantes… ¡tenlo siempre como tema en tu agenda: si algún día no sabes a quién dirigirte, es más seguro dirigirte a la mujer!

Medición de resultados: No podremos insistir más en este tema, pero una de las acciones en la que debes poner más énfasis y esfuerzo es en la medición y seguimiento de los resultados de cada campaña que implementes, sencillamente para tener la oportunidad de cambiar de dirección a tiempo antes de que las cosas se tornen amargas.

Cumple lo que prometes, siempre: No olvides que los medios sociales giran en torno al usuario y no tu empresa. Si prometes algo en tus campañas, asegúrate de cumplirlo. Si lo haces, lograrás buenas recomendaciones… si no lo haces, también las lograrás, pero de aquéllas que le pueden hacer mucho daño a tu negocio.

Combina tus avisos con contenidos 2.0: Vincula tus avisos con tus páginas en redes sociales, con videos, con otros contenidos y grupos. Realiza encuestas, concursos, cupones, ¡sé interactivo! Siendo interactivo, generarás sinergias positivas con tus usuarios, comentarios y recibirás “feedback” de tus usuario, y eso es muy bueno.

Asegúrate también de que tus avisos están publicados en los soportes adecuados. Los criterios de selección de medios siguen siendo tan válidos como siempre.

No te quedes en un solo soporte: Los medios sociales no lo son todo, sino una herramienta más. De hecho, la más nueva de todas. Si el presupuesto te lo permite, mezcla en tus campañas banners y correos electrónicos, volantes, campañas de AdWords, patrocinios y otros medios. De esta manera, siempre incrementas tu alcance y no te encierras en una sola vía.

Los avisos siempre te ayudarán a llevar adelante tu campaña, pero en un entorno como el de hoy, siempre van acompañados para lograr una mayor efectividad.

Asegúrate de considerar todas las opciones cuando planeas tus campañas. Lo más importante sigue siendo que planees de manera adecuada, te rijas por un plan y midas siempre los resultados que vas obteniendo.

¿Desarrollas un plan antes de hacer publicidad en cualquier medio?¿Te planteas objetivos claros antes de embarcarte en campañas de medios sociales o cualquier otro entorno?

sábado, 6 de agosto de 2011

¿Quieres conocer el secreto del éxito de tus campañas en la Web 2.0?

El secreto de la Web 2.0: Pasión!
He leído montones de entradas en otros blogs, muchos centrados en ofrecerte "el secreto", la fórmula mágica, aquéllo que todavía no has podido encontrar" para lograr el éxito en tus campañas promocionales en medios sociales. Leyéndolos todos me doy cuenta de que, en el fondo, lo que están tratando de decirte es muy sencillo: ¡que lo que hagas te apasione y que sientas pasión por lo que hagas!

Suena tribial, pero no hay nada más sencillo, y te explico las razones que yo le veo desde un punto de vista perfectamente práctico, realista y con los dos pies puestos sobre la tierra.

  • Siempre encuentras tiempo: Cuando algo te apasiona, no hay forma de que le digas que no. Siempre hay un espacio en tu agenda para dedicárselo, para atenderlo. Si te mueve una profunda pasión por desarrollar tus campañas promocionales, tanto en la Web 2.0 como en cualquier otro entorno, tendrás siempre tiempo para dedicarle, para mejorarlas, para analizarlas.
  • Te esmeras por conocer mucho más acerca del tema: porque nunca te es suficiente, porque siempre encuentras algo nuevo, porque sientes tanta pasión por lo que haces que cada día quieres conocer algo más.
  • Transmites una potente energía: ¿te has fijado por un momento la potencia y la convicción con la que hablan las personas que son apasionadas acerca de algo?¿te has fijado cómo brillan sus ojos? Pues esa es la energía que transmiten tus contenidos en la Web 2.0 cuando lo haces apasionadamente. Porque nace de tu pasión, de la profunda convicción que sientes de que cuanto compartes va a ser positivo para alguien allí afuera, de que sabes que es algo bueno.
  • Eres más honesto: ¿has tratado alguna vez de ocultar algo en lo cual crees profundamente?¿difícil, verdad? Cuando la pasión te mueve, y sabes que algo puede ser realmente efectivo para alguien, lo transmites con extraordinaria confianza. Se te hace realmente difícil ocultarlo, o simplemente no decirlo. Es como estar escuchando a un amigo cercano contarte un problema, saber que su problema tiene solución (porque a lo mejor a ti te ha ocurrido lo mismo anteriormente) y no decirle absolutamente nada. ¿lo harías tú?¿dejarías de decirle eso que tú sabes que puede ser bueno para él y ayudarle a resolver su problema?
Te pongo un ejemplo: En mi caso, soy fanático de la publicidad y el mercadeo, tanto en línea como fuera de ella, y me encanta la forma en que se puede hacer crecer un negocio utilizando para ello diferentes herramientas, tácticas y estrategias. Cada vez que me topo con un tema, concepto o idea, bien mía o de otra persona, que me parece profundamente interesante y cierta, no puedo dejar de compartirla.

Uno de los temas que más me ha llamado la atención últimamente es el de "desarrollar relaciones cercanas, de fidelidad con tus clientes" como parte de tales fórmulas para tener éxito en tus campañas de marketing en la Web 2.0.

¿Por qué me llama tanto la atención? porque sé que es cierto y, desde mi punto de vista, sé que es bueno compartirlo contigo, porque puede ayudarte a tener mejores resultados en tus planes y estrategias.

Si lo que haces te apasiona y lo haces con pasión (ojo, que son dos cosas diferentes aunque muy parecidas) te será muy sencillo sentar las bases para desarrollar con tus clientes relaciones extraordinarias y beneficiosas para él y para ti, porque te esmerarás en escuchar lo que necesitan, porque encontrarás dentro de tu negocio o industria algo que tu sabes perfectamente que le ayudara a resolver sus necesidades, y porque se lo harás saber con mucha energía.

Partiendo de allí, el camino para desarrollar tus estrategias de promoción, tanto en la Web 2.0 como fuera de ella, debe ir bien. Cuando no sea así, pregúntate a ti mismo si crees profundamente en lo que haces, y si estás convencido de que lo que haces va a ser bueno para quien te escuche.

Si tu respuesta es no, es tiempo de revisar las estrategias y comenzar de nuevo!

¿Y a ti?, ¿qué te parece?, ¿estás de acuerdo o lo ves desde un punto de vista diferente? comparte con nosotros tus comentarios. Siempre es bueno aprender algo nuevo, sobretodo de un tema que me gusta tanto como este.

martes, 2 de agosto de 2011

¿Recuerdas cuando nos conocimos por primera vez?

Amor en las Redes Sociales.
¿Es un título muy sugerente, verdad?

Pues fíjate que no se trata de una historia de amor, ni vamos a hablar de una romántica velada... talvez la próxima vez.

En esta oportunidad, vamos a hablar de una pregunta que seguramente ha estado dándote vueltas en la cabeza, sobretodo últimamente, cuando todo el mundo habla de "establecer relaciones cercanas, honestas con tus clientes en las redes sociales."

Y un poco para aclarar el tema, quiero que pienses en aquéllos días en los que conociste, por primera vez, ¡a ese gran amor! Esperando que no haya sido hace mucho tiempo, tanto como para que no lo recuerdes ya, ¿qué te viene a la memoria?

Como no puedo leerte el pensamiento, pues te voy a contar cómo lo viví yo:
  • Me interesaba por todas las cosas que a ella le agradaban (de paso, ella es mi actual pareja), tanto que hasta le ayudaba a estudiar cuando tenía exámenes, aún cuando su profesión y la mía son completamente diferentes.
  • Trataba en todo momento de agradarle, de hacerle sonreir, de hacerle pasar un buen momento.
  • Nuestra conversación era casi siempre acerca de las cosas que a ella le gustaban, así logré enterarme de muchas cosas que luego hacíamos juntos.
  • Quería en todo momento ganarme su atención y, de alguna manera, meterla dentro de mi bolsillo (aunque al final creo que fue al revés).
  • Tenía para ella sorpresas con frecuencia, regalos no esperados, flores, y cosas por el estilo.
  • Cuando hablábamos por teléfono, pasaban horas y horas, y parecía que nunca íbamos a colgar.
  • Me acostumbré a pedirle disculpas y reconocer cuando me equivocaba. De esa manera, siempre ha habido buena voluntad entre nosotros.
Y creo que con esto es suficiente, y ya a este punto, debes haber captado el mensaje.

En tu estrategia de promoción en redes sociales, el objetivo es el mismo: Desarrollar con tus usuarios, clientes o prospectos una relación de amor, de fidelidad, de confianza, de honestidad; una relación a través de la cual puedas llegar a conocer a tu cliente de la misma manera:
  • Conocer las cosas que le interesan, para poder generar temas de conversación que sean relevantes para él. De hecho, si puedes incluso aportar cosas nuevas dentro del mismo tema, tanto mejor.
  • Tratar de que la pase bien, de que su experiencia como cliente tuyo sea siempre positiva, aún cuando en la realidad hayas podido cometer más de un error.
  • Trata de sorprenderlo y ganarte su confianza y fidelidad con premios, atenciones, regalos, consideraciones especiales, reconocimientos... ¡haciéndole ver que realmente es especial para tí!
  • Cuando tengas que hablar con él (por teléfono, por chat, o por Skype) no seas cortante ni vayas directo al grano, muestra tu amabilidad en todo momento. Total: te vas a demorar tan solo un par de minutos más!
  • Si cometes un error, reconócelo inmediatamente y no trates de endosarle la culpa. No hay nada más agradable que una persona que reconoce que se equivocó y corrige el entuerto.
En fin, como te puedes dar cuenta, tanto en la vida real como en las "redes sociales" los fundamentos de una relación duradera son los mismos.

¿Qué te parece?¿Te planteas las relaciones con tus clientes desde este punto de vista?¿Te las planteas de una manera diferente?