jueves, 28 de julio de 2011

¿Cómo es el Comprador 2.0?

Comprador 2.0 - Siempre conectado!
El objetivo de todas tus campañas de mercadeo y cualesquiera esfuerzos promocionales es el hacer llegar un mensaje efectivo (tu aviso o propuesta creativa) para que impacte de manera positiva en tus clientes, o aquéllas personas que tú consideras tus clientes.

El problema está en que, si no conoces quién es tu cliente, ¿cómo puedes arreglártelas para saber de qué manera le haces llegar el mensaje?, ¿cuál es el medio que te permitirá acceder a este cliente, que ahora hemos dado por llamar “Comprador 2.0”?

Con la evolución de la Web hacia el entorno 2.0, nació un nuevo comprador, compartíamos en un post pasado. Es hacia este nuevo individuo hacia el cual debes orientar tus esfuerzos promocionales y de mercadeo pues este es el comprador no solamente de hoy, sino del futuro.

La pregunta que te debes estar haciendo ahora es: ¿Y cómo es este Comprador 2.0? ¿Qué es lo que lo caracteriza?
 
El concepto Comprador 2.0 se refiere a una persona bien informada, que no tiene mucho tiempo que perder, o si lo pierde es en algo que realmente le interesa. Es bastante inmune a la publicidad obvia y tradicional, busca información innovadora, relevante, y vivir experiencias diferentes.

No te preocupes en exceso de todas maneras porque, al igual que su antecesor, el Comprador 2.0 también lee el periódico, lo que ocurre es que ahora probablemente lo lee en línea, o en su móvil mientras viaja para el trabajo.

¡Sencillamente, las herramientas son diferentes aún cuando los hábitos siguen siendo los mismos!

Aquí te ofrecemos algunas pistas fundamentales con respecto a este Comprador 2.0.

Comunicación: Primero que nada, este Comprador 2.0 utiliza un nuevo lenguaje, el cual ha aprendido al relacionarse con sus iguales en Internet. Debes haberte fijado ya en cómo utilizan caritas felices, recortan palabras, utilizan “sobrenombres” y abreviaturas mientras chatean.

Pues bien, el Comprador 2.0 cada día usa celulares, redes sociales, iPods, SMS, Instant Messages, cámaras digitales, etc. Nuestro comprador ya es un experto en las comunicaciones, mas aún, él mismo se ha convertido en un generador de contenido UGC por medio de  Flickr, Facebook, Twitter, Blogs, entre otros.

Portabilidad: Están hiperconectados. Disponen de una conexión a Internet en todo momento, ya sea en el propio ordenador, en el teléfono móvil, videoconsola, televisión, en sitios públicos, restaurantes… ¡en todos lados!
De todas estas plataformas, la que hay que destacar es el teléfono móvil. Los nuevos Compradores 2.0 están conectados permanentemente, tienen mayor poder de decisión, más posibilidad de elección y son más demandantes de información que nunca.

Intimidad compartida: El Comprador 2.0 pertenece y vive en las redes sociales, hace comentarios acerca de su vida, de las cosas que le pasan, de lo que disfruta y de aquello que no disfruta tanto, comparte y comenta con amigos, conocidos y relacionados en un ambiente ligero y de libertad.
El concepto de privacidad, como es entendido por los más mayorcitos, no les preocupa mucho, aunque no es una regla para todos.

Multitareas: Están acostumbrados a realizar más de una cosa al mismo tiempo y no por ello perder la concentración que pueden tener en cada una. Es normal encontrar a este personaje conectado en la Wii al mismo tiempo que descarga sus correos electrónicos en el teléfono móvil y en el portátil chatea con un amigo en Facebook. Este Comprador 2.0 está integrado a la tecnología de una manera que para muchos es impensable.

Inmediatez: El Comprador 2.0 consume los contenidos cuando le viene bien, ya que no depende del ordenador de casa para conectarse a la Web. Si lo quieres ver de una manera gráfica, imagínate estar montado en tu coche y, cinco minutos antes de llegar al centro de la ciudad, estás confirmando por Internet o con un amigo, dónde y a qué precio puedes comprar ese libro que has estado buscando, o incluso cambiar de parecer a última hora porque un amigo cercano publicó una crítica muy significativa acerca del producto que tu querías comprar.
 
Esto es muy importante. No dependen del medio tradicional para acceder a los contenidos. Los contenidos van con ellos a cualquier lugar a través de múltiples plataformas.

Comunicación bidireccional: Son individuos de interrelación, ambas partes se involucran activamente en el proceso comunicacional. De ninguna manera acepta la unilateralidad, tan normal en tiempos pasados. El poder de esta comunicación del Comprador 2.0 se muestra en Internet y las distintas herramientas de comunicación que ofrece, incluyendo blogs, foros, comunidades virtuales, comparadores de precios, etc.

Búsqueda continua de contenido relevante: ¡Es un hábito para el Comprador 2.0! Está siempre a la búsqueda y captura de contenidos interesantes para disfrutarlos y luego compartirlos con sus contactos. A esto se le llama “viralidad”: el potencial que tiene cualquier contenido para propagarse por la red, de boca en boca, de manera incontrolable e impredecible.

Ten en cuenta esto cuando evalúes el contenido que generas para tus clientes o usuarios. Si el contenido es realmente relevante, interesante y único, tienes la posibilidad de que se propague de una manera espectacular. ¿Cuál es la fórmula mágica? Que el contenido sea atractivo, relevante, interesante y único según los ojos de tus usuarios.

Quiere ser escuchado: Dado que tiene tantas maneras de hacer valer su voz, el Comprador 2.0 necesita ser escuchado, siente que su opinión es importante, por lo menos para algunos pocos, pero importante. 

De allí surge la oportunidad más grande para ti como empresario, o profesional del marketing online. Tu cliente potencial sencillamente quiere que lo escuches, pero de verdad, auténticamente. No cómo antes. Quiere que lo escuches en serio.

En el nuevo entorno, el Comprador 2.0 se involucra mucho más dentro del proceso de compra. Ya no se trata de un comprador que simplemente “come de lo que la empresa le suministra” sino que busca alimentar y satisfacer él mismo su necesidad de información a través de innumerables recursos.

Es allí donde realmente se encuentra la diferencia entre, por decirlo de alguna manera, el Comprador 1.0 y el 2.0.

¡Y es allí donde se encuentra la oportunidad para tu negocio o marca!

Si desarrollas una escucha activa y logras, a través de ella, conocer realmente quien es tu Comprador o cliente actual, tus campañas de promoción y marketing podrán ser extraordinariamente efectivas.

¿Desarrollas tu estrategias de escucha activa en tus redes sociales?¿Conoces suficientemente quienes son tus clientes?


domingo, 24 de julio de 2011

Los 15 errores más comunes en estrategias de medios sociales (Parte I)

Hay docenas de errores que cometen día a día aquéllos que se ocupan de desarrollar campañas de mercadeo para medios sociales y que te pueden servir como referencia para que no los cometas tu o, por lo menos, que los tomes en cuenta. Aquí te entregamos los primeros 5 de los 15 más comunes.

NO TENER UNA ESTRATEGIA: Sin estrategia no hay campaña. No comiences nada, si no sabes a dónde quieres llegar. De nada te sirve ir muy lejos, si llegas al sitio equivocado. Establece objetivos concretos y mide con regularidad si te acercas a ellos o no. Si no vas por buen camino, siempre tienes tiempo de cambiar y replantearte el trabajo que haces.

NO INVOLUCRARSE: Querer participar en los medios sociales, sin involucrarse en ellos, es como querer saber de aviación sencillamente volando en un simulador. Si no te metes a fondo y lo vives en tu propia carne, más vale no considerarlo como medio promocional.

NO SER PERSEVERANTE: Si no quieres invertir tu tiempo en medios sociales, no vale la pena que lo intentes. Tienes que ser consistente en la calidad de los contenidos que compartes así como la frecuencia. No comiences si no puedes terminar, o si simplemente lo vas a dejar por la mitad cuando veas que te toma mucho esfuerzo. Aunque tengas ganas de rendirte, sigue adelante. Tratar de gestionar tu presencia en los medios sociales, dedicándole a ello tan solo 10 minutos al día, es como querer perder peso haciendo dieta una sola vez a la semana. El secreto está en la constancia. 

NO SER AUTENTICO: No utilices identidades falsas para promover de manera oculta o indirecta tu compañía o marca. Tarde o temprano, la verdad puede salir a flote y te verás metido en un buen problema para gestionar una crisis de ese tamaño. La transparencia es fundamental y tiene mucho más valor el comentario positivo auténtico generado por un usuario satisfecho, que mil recomendaciones falsas que puedas hacer tu a través de otras tantas identidades de mentirillas.

En las redes sociales cualquier persona se puede acercar a una empresa o marca, de muchas maneras diferentes. Si cuando se acercan a ti, no eres honesto, directo y claro, entonces te has cerrado la puerta tu mismo. Si no puedes ser transparente, entonces probablemente los medios sociales no son para ti. 

NO ESCUCHAR: Recuerda que no se trata de inundar la red con tus mensajes, twitts y posts, y menos aún si tienen un color “comercialmente orientado” en ellos. Vas a ser ignorado. Escucha lo que dicen los usuarios de las comunidades en las que participas y actúa en consecuencia. Averigua que dicen de tu marca, de la industria, de la empresa, de tu ciudad, del negocio, de la competencia. Escucha bien y con atención, ya luego podrás tomar tus decisiones.

Entonces dedícate a generar contenidos atractivos y de manera regular. La gente se acerca a los sitios activos, dinámicos, que aportan opiniones y comentarios importantes y participan en las conversaciones de su interés. Se trata de desarrollar una escucha activa, continua, interesada y que aporte elementos positivos a cada discusión en la que participes.

Y hasta aquí dejamos esta primera entrega. En la siguiente continuaremos compartiendo contigo más recomendaciones de lo que no debes hacer cuando desarrolles tu presencia, o la de tu empresa, en redes sociales.

Te invitamos a dejar tus comentarios y sugerencias.

Aquí te colocamos el vínculo para la segunda parte de esta entrada:



Esperamos tus comentarios!
 

lunes, 18 de julio de 2011

(Parte III) Los 15 errores más comunes en estrategias de medios sociales.

Gracias por visitarnos nuevamente. Te lo agradecemos!

Finalmente, cerramos este post con las últimas cinco cosas que NO te recomendamos hacer durante tus campañas en medios sociales.

NO PIERDAS EL HORIZONTE: No te preocupes más por hacer la venta que por establecer la relación. La primera será la última y no estará bajo tu control. Si concentras tu esfuerzo en desarrollar una relación de mutuo beneficio, la venta vendrá sola. Si tratas de vender tu producto o marca a través de cada mensaje que posteas, invariablemente vas a perder. La gente no quiere ser bombardeada con charlas de ventas ni cosas por el estilo.

Por el contrario, los usuarios quieren es contenido que sea relevante para ellos, no para ti. Primero se hace la conexión, luego te ganas su confianza y finalmente tus seguidores te escuchan de manera regular. De allí en adelante, las ventas vienen de manera natural.

NO TE VAYAS A LOS EXTREMOS: No mezcles lo personal con lo profesional. No van bien. Aún cuando quieras darle un toque social a tu empresa o producto, no te conviertas en el “showman” amigo de todos, de turno, forzado. El que dice las cosas para ganarse la simpatía de todos y tener más amigos. Por eso es bueno planear y definir estrategias y objetivos claros desde el principio. No te vayas a los extremos: ni muy, muy corporativo, ni muy, muy social!

NO PIERDAS TU IMAGEN: Recuerda que tu presencia en las redes debe ser una extensión de tu imagen, o la imagen de tu empresa o marca, fuera de ellas y nunca deben disociarse. Recuerda que es un proceso de fidelización de producto o marca, por lo que debe haber uniformidad.

NO SEAS INFLEXIBLE: Si en cualquier momento durante tu campaña, ves que no estas yendo hacia donde debes, que los resultados no son los que esperabas, detente un rato, analiza lo que estás haciendo, cómo lo estás haciendo y a través de qué medios. Se siempre lo suficientemente flexible como para permitirte aprender de tus propios errores, tomar las decisiones adecuadas y seguir adelante.

NO TE AISLES DEL RESTO DEL EQUIPO: Una campaña de medios sociales no se vende sola dentro de la empresa. Necesita de tu apoyo, de ser bien entendida por todos los miembros de la empresa y, sobretodo, ser un complemento de la campaña global de mercadeo que se está desarrollando. La campaña no debe ser percibida como un ente aislado, separado. Antes bien, debe invitar a participar a todos aquéllos que dentro de la empresa quieran hacerlo.

Es muy interesante desarrollar una presencia en medios sociales, por supuesto que sí. Sin embargo, es bueno dar un pequeño paso atrás, mirar las cosas en perspectiva y aprender de los errores que han cometido otros, para no volverlos a cometer.

Hay muchos errores que son graves, y otros que, pues, no lo son tanto.Pero los graves te pueden mandar al foso de una sola vez. Escucha atentamente y aprende del trabajo hecho por otros, te irá mucho mejor.

Espero tus comentarios :-D

jueves, 14 de julio de 2011

Parte II. Los 15 errores más comunes en estrategias de medios sociales.

Y continuamos compartiendo contigo, esta lista de lo que no debes hacer cuando desarrollas tu campaña en medios sociales.

NO GENERAR CONTENIDO PROPIO: No te conviertas simplemente en un “reposteador” de información desarrollada por otros, ni publiques varias veces el mismo contenido en sitios diversos. Simplemente estarás trabajando de más y desperdiciando el tiempo de otros. Planea bien qué haces y donde lo haces para que no haya confusión. Genera contenido propio, para tus usuarios, que les dé un beneficio. Así será más interesante y el “feedback” siempre positivo.

NO BOMBARDEES: Utilizar técnicas de “spam” para conseguir amigos o fanáticos es definitivamente un “no-no”. Recuerda que el elemento primordial en redes sociales es el usuario y su privacidad, su libertad, el control que el tiene para decidir lo que le gusta y recomendarlo. Si tratas de invadir su espacio de manera intrusiva, tu derrota está garantizada. Ese usuario al que quieres llegar, sencillamente te ignorará.

NO QUIERAS VENDER: Al igual que el bombardeo, querer vender a través de tus redes sociales va a generar, tarde o temprano, que tus mensajes sean ignorados. No quieras VENDER a través de tus redes sociales. Desarrolla relaciones, que hayan beneficios para tu usuario y para ti. La venta será una consecuencia de un usuario bien fidelizado y a quién, con tus contenidos, has sabido concientizar acerca de tu marca lo suficiente como para generar una venta.

Obviamente si tu presencia en las redes sociales es por negocio, en algún momento tendrás que abrirte y hablar de ello, hablar de que quieres que la gente te compre, hacer una oferta. Trata de que tu acercamiento al usuario no sea de venta pura y dura, sino basado en una relación que ya haz establecido y posteriormente cultivado. Si de entrada te lanzas a vender, te vas a ganar el que muchos simplemente te ignoren y nada más.

NO SEAS EGOCENTRISTA: No desarrolles tu campaña en base a tus gustos personales, sino en los gustos de aquéllos que son tus clientes o a quienes te quieres dirigir. Si tú eres fanático de Facebook pero tus clientes no, ¿deberías estar allí? No inviertas tu limitado tiempo en sitios que te gustan a ti, pero que no significan nada para tus clientes o para el logro de tus objetivos.

Las redes sociales no son acerca de ti, ni de tu producto, son acerca de tus usuarios, tus clientes, tus prospectos. A ellos te debes y por ellos estás allí. Genera contenido de calidad que esté orientado hacia ellos. Eso te garantiza que captarás su atención y, poco a poco, te ganarás su confianza.

NO PIERDAS LA PACIENCIA: Las redes sociales no son un proceso de un día para otro. Es como cualquier otra relación en la vida: Toma tiempo cultivarla y desarrollarla, pero si se hace bien, rinde frutos extraordinarios. No esperes tener resultados por no hacer nada.

Si no te comprometes, nada ocurrirá. Si no inviertes tu tiempo, nada ocurrirá. Si no te involucras activamente, lo mismo. Sé paciente y dedícate a hacer el trabajo con entusiasmo, dedicación y mucha honestidad. Los resultados aparecerán, sino, tienes como ejemplo muchos casos de éxito que empezaron igual.

Te invitamos a qué reflexiones un rato acerca de estos puntos, y veas si en tu estrategia estás cayendo en alguno de ellos. Como siempre te hemos recomendado, lo importante de darse cuenta es que tienes la oportunidad de cambiar. Hazlo ahora!

En la próxima entrega, cinco cositas más que no debes hacer en tus estrategias de medios sociales.

¿Quieres compartir con nosotros tu experiencia propia? Deja tus comentarios. Se trata de que participemos todos!

Aquí tienes el vínculo para que continúes leyendo la III y última parte de esta entrada:
http://conocealnuevocomprador.blogspot.com/2011/07/parte-iii-los-15-errores-mas-comunes-en.html

Saludos!

lunes, 4 de julio de 2011

¿Debemos apoyar a Google+?

¡Mi respuesta es un rotundo SI! 

Desde todos los puntos de vista, el participar y desarrollar tu presencia en la nueva red social propuesta por Google es positiva.

Si lo ves como usuario, podrás tener acceso a un sinnúmero de aplicaciones que ya están integradas en la plataforma de Google y con las cuales estás familiarizado. Para Google, al menos en teoría, debe resultar mucho más sencillo colocar en tus manos todas sus herramientas dentro de su propia red social, en lugar de estar teniendo que hacerlo para que las utilices a través de Facebook o cualquier otra.

Desde el punto de vista de mercadeo, el que tú participes en Google+ servirá para crear competencia, algo que en cualquier libro recomiendan como positivo y necesario para el crecimiento y la democratización de cualquier sector de negocio. 

Seguramente ya te has dado cuenta que, por lo menos en el caso de Facebook, su crecimiento los ha convertido casi en una estructura monopólica, por cuanto a fin de cuentas, ellos pueden decidir que se hace y que no se hace dentro de su plataforma. Te debes haber fijado también que si Facebook decide, por ejemplo, eliminar alguna aplicación, pues simplemente está hecho y listo. Ojo: ¡Eso no es malo! Están en su derecho como propietarios de la marca.

En todo caso, la presencia de un competidor fuerte, como el caso de Google+, te da la posibilidad a ti de elegir y trabajar con el que te ofrezca el abanico más amplio de acciones, y eso es bueno. Tanto Google+ como Facebook tendrán que evaluar si las decisiones que toman harán que sus usuarios se vayan con la competencia, y eso también es bueno para ti como usuario.

Al final, no se trata de que uno sea mejor que el otro, porque está demostrado que Facebook con sus +500 millones de usuarios está aquí y estará por un buen rato, más bien se trata de reconocer algo que va en tu beneficio: Que los dos gigantes compitan por ganarse tu fidelidad, es bueno para ti.

A fin de cuentas, en las redes sociales lo importante eres tú y lo comprometido que tú te puedas sentir con la marca, sea en este caso uno o el otro.

Y a ti, ¿que te parece? ¿Me invitas a ser tu amigo en Google+?

sábado, 2 de julio de 2011

¿Estás realmente escuchando?... pero ¿de verdad?

Muchos especialistas dicen que es uno de los errores más serios (y frecuentes) que ocurren en las campañas de medios sociales. Y pareciera ser, igualmente, uno de los más comunes fuera de los medios sociales también.

¿Por qué? Muchos negocios simplemente escuchan lo que quieren escuchar, lo que les conviene, lo que les viene bien, cuando un cliente que está molesto, que se siente defraudado y que te monta un pleito representa para tu empresa ¡una oportunidad inigualable, espléndida e irrepetible para mejorar!

¡Si! Escuchaste... o mejor, leíste bien: ¡Una oportunidad para mejorar!
  • Tu relación con él: Un cliente que se queja, no te ha abandonado todavía para irse con la competencia. Está allí, esperando que le atiendas, que le resuelvas su problema, que le demuestres que no se equivocó al escoger hacer negocios con  tu empresa desde el principio. ¿No es esto genial?
  • Tu producto: ¿Qué ocurre si el cliente se está quejando y tiene la razón? ¿Qué pasa si tu producto tiene un defecto real, visible e importante, del cual tú no te habías percatado? Esa podría ser la oportunidad para identificar el fallo y.... darle solución, creando un producto mejor.
  • Tu reputación: Es bien sabido que los comentarios negativos corren como la pólvora y son más destructivos que cualquier otra cosa. ¿Cuántas veces has escuchado que es más fácil perder 100 clientes que ganar uno? 
¿Te das cuenta de la diferencia? Al escuchar a este cliente, tienes la oportunidad de darle solución a su problema, mejorar tu producto y, al mismo tiempo, generar publicidad positiva para tu empresa o marca. 

¡Este cliente seguramente hablará bien de tu empresa con sus amigos! ¿Cuánto dinero tendrías que pagar en publicidad para generar un mensaje tan efectivo como ese? Es muy importante que escuches a tus clientes... ¡pero de verdad!

No solamente escuchar para sentirte orgulloso de tu trabajo y de lo bien que lo haces, sino también escuchar lo que no te gusta, lo que no es positivo, porque es realmente allí donde están las oportunidades para que tu negocio crezca y se haga más fuerte.

Seguramente sea desagradable cuando escuches a ese cliente que todos conocemos, que se va a quejar de tu producto sencillamente porque sí, porque su naturaleza es quejarse. Pero aún en una situación como esa, puede haber algo que aprender... ¿quién lo sabe?

Pon en práctica este consejo que no solo te damos acá, sino que lo recomiendan muchos especialistas en variados medios. Escucha por un rato y verás como comienzan a aclararse muchas cosas. De la escucha pueden surgir muchas oportunidades y la más importante de ellas tal vez será el saber realmente lo que tienes que hacer para atender a tus clientes de manera efectiva, sin adivinanzas.

viernes, 1 de julio de 2011

¿Pusiste todos tus huevos en una sola canasta?

¿También te dejaste llevar por la euforia de Facebook, Twitter, y ese fenómeno tan moderno de las redes sociales, que te prometía el cielo y la tierra, y la desaparición de todas tus preocupaciones?

Pues suele pasar. No serás ni el primero ni el último que comete el mismo error. ¡Pero no todo es malo!

Al contrario, es un buen momento para recordar que tanto Facebook, como Twitter y tantas otras redes sociales y profesionales, así como las diversas comunidades que puedes encontrar por Internet son una extraordinaria herramienta más del marketing tradicional, pero solamente eso: herramientas!

Aún hoy en día, con el impresionante avance de la tecnología, las estrategias del marketing tradicional siguen funcionando y pueden, en muchos casos, combinarse con las nuevas herramientas disponibles para crear poderosísimas campañas de promoción, y por lo tanto, generar más ventas para tu empresa, o incrementar el reconocimiento de la marca, o la lealtad de los clientes, o mejor aún, en una palabra, generar resultados positivos... ¡muy positivos!

Lo importante es no perder el foco. Aún hoy, los conceptos básicos siguen funcionando de la misma manera, y puedes ganar mucho terreno y entendimiento comenzando por hacerte las siguientes preguntas:
  • ¿Conoces realmente tu producto?... pero, ¿realmente, con honestidad, aceptando que puede tener cosas malas y cosas buenas, las llamadas "fortalezas" y "necesidades"?
  • ¿Conoces realmente a tu cliente?... ¿sabes de verdad, quién es, qué le gusta, porqué te compra, que le gusta de tu producto, que lee, que ve en la tele, cuáles son sus hábitos?.... ¿te preguntaste siquiera si tu cliente tenía Internet antes de lanzarte detrás de ellos en las redes sociales?
  • ¿Y tus competidores?, ¿Los conoces también?
Las respuestas a estas preguntas son extraordinariamente importantes porque ellas te permiten tomar decisiones acertadas, escoger vehículos acertados, invertir el dinero necesario y, lo más importante, ¡tener mejores resultados!

No sé trata de que las redes sociales no sean buenas. Todo lo contrario, son muy buenas, y lo son mejor aún si detrás de ellas se encuentran tus clientes.

Hoy en día entre tanto furor, pareciera olvidarse lo importante qué es el encuentro "cara a cara", el apretón de manos, la conversación telefónica, el patrocinio de un evento importante, los medios tradicionales, etc. Cada uno tiene su función, su momento y su efectividad, y todo ello depende del conocimiento que tú tengas de las tres preguntas que te planteamos arriba: producto, cliente y competencia.

Si pusiste todos tus huevos en una sola canasta, anímate que no todo está perdido. Si hay algo de bueno en el concepto de "planificación" es que siempre es flexible.... muy flexible, y nos permite cambiar de rumbo cuando los resultados logrados no son los esperados.

Anda, ponlo todo en marcha otra vez y ¡a ganar!