viernes, 24 de junio de 2011

¿Quién es el consumidor 2.0?

De una manera sencilla, el consumidor 2.0 es un consumidor evolucionado. Piensa por un momento que hace 30 años, cuando los ordenadores personales apenas veían sus inicios (¿recuerdas el Epson QX-10?) nuestra propia actitud como consumidores era diferente: utilizábamos los recursos que estaban disponibles en aquél momento, poco más podías hacer.

A medida que la tecnología fue invadiendo nuestras vidas, entonces comenzamos a comprar de una manera diferente. Si tenías un teléfono móvil, a lo mejor te animabas a llamar a un amigo justo cuando estabas en la tienda para preguntarle su opinión acerca de un producto que querías comprar; cuando fue posible comprar artículos por Internet, mucho mejor porque de esa manera te ahorrabas el viaje a la tienda y, no solamente eso, sino también la posibilidad de llegar a la tienda y que, justamente en esa, no tuvieran stock del producto que te interesaba comprar. Igual se trataba de comodidad!

De la misma, el consumidor 2.0 sencillamente aprovecha todas las herramientas (y son muchas) que están disponibles, y muchas de forma gratuita, para tomar sus decisiones. Si antes la Web 1.0 tan solo nos permitía actuar como receptores, pues hoy en día la revolución, o reinvención, de la Web 2.0 nos permite hacer miles de cosas más.

Hoy existen foros, chats, grupos de discusión, comparadores de precios, puntuaciones, ranking, redes sociales, comunidades profesionales, wikis, incluso las páginas de las propias empresas son mucho más interactivas y ofrecen mucha más información al comprador.

¿Ves que diferente es? Allá por los años 1.400, Cristóbal Colón y sus amigos pensaban que la tierra era plana porque no podían ver más allá del horizonte. Pues hoy, y gracias a la tecnología, sabemos que la Tierra es apenas un minúsculo punto en el espacio infinito.

Desde que Adán y Eva comieron de la fruta prohibida, el hombre ha tenido la necesidad de conocer, de ir más allá de lo establecido, de investigar, de preguntarse el porqué de las cosas, de indagar. Su necesidad de información, de aprendizaje siempre ha estado allí. Lo único que no tenía eran las herramientas necesarias.

El consumidor 2.0 viene de allí, cientos de miles de años después, con las mismas necesidades y con muchísimas herramientas. Y seguramente, dentro de algunos años, quizás no muchos, veamos una nueva actualización, mucho más avanzada de este consumidor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario