viernes, 24 de junio de 2011

¿Quién es el consumidor 2.0?

De una manera sencilla, el consumidor 2.0 es un consumidor evolucionado. Piensa por un momento que hace 30 años, cuando los ordenadores personales apenas veían sus inicios (¿recuerdas el Epson QX-10?) nuestra propia actitud como consumidores era diferente: utilizábamos los recursos que estaban disponibles en aquél momento, poco más podías hacer.

A medida que la tecnología fue invadiendo nuestras vidas, entonces comenzamos a comprar de una manera diferente. Si tenías un teléfono móvil, a lo mejor te animabas a llamar a un amigo justo cuando estabas en la tienda para preguntarle su opinión acerca de un producto que querías comprar; cuando fue posible comprar artículos por Internet, mucho mejor porque de esa manera te ahorrabas el viaje a la tienda y, no solamente eso, sino también la posibilidad de llegar a la tienda y que, justamente en esa, no tuvieran stock del producto que te interesaba comprar. Igual se trataba de comodidad!

De la misma, el consumidor 2.0 sencillamente aprovecha todas las herramientas (y son muchas) que están disponibles, y muchas de forma gratuita, para tomar sus decisiones. Si antes la Web 1.0 tan solo nos permitía actuar como receptores, pues hoy en día la revolución, o reinvención, de la Web 2.0 nos permite hacer miles de cosas más.

Hoy existen foros, chats, grupos de discusión, comparadores de precios, puntuaciones, ranking, redes sociales, comunidades profesionales, wikis, incluso las páginas de las propias empresas son mucho más interactivas y ofrecen mucha más información al comprador.

¿Ves que diferente es? Allá por los años 1.400, Cristóbal Colón y sus amigos pensaban que la tierra era plana porque no podían ver más allá del horizonte. Pues hoy, y gracias a la tecnología, sabemos que la Tierra es apenas un minúsculo punto en el espacio infinito.

Desde que Adán y Eva comieron de la fruta prohibida, el hombre ha tenido la necesidad de conocer, de ir más allá de lo establecido, de investigar, de preguntarse el porqué de las cosas, de indagar. Su necesidad de información, de aprendizaje siempre ha estado allí. Lo único que no tenía eran las herramientas necesarias.

El consumidor 2.0 viene de allí, cientos de miles de años después, con las mismas necesidades y con muchísimas herramientas. Y seguramente, dentro de algunos años, quizás no muchos, veamos una nueva actualización, mucho más avanzada de este consumidor!

domingo, 19 de junio de 2011

¿Dónde está la varita mágica?

Reunidos el director de la empresa con el consultor de mercadeo, el primero plantea todas sus dudas, inquietudes y necesidades con respecto al desarrollo de la empresa. "Queremos crecer pero el entorno económico no es favorable. Queremos ganar dinero, pero hemos tenido la necesidad de recortar nuestros presupuestos. Tendríamos que buscar un cliente más conciente de que lo bueno, hay que pagarlo, que si quiere algo barato, allí tiene a nuestros competidores."

El consultor de mercadeo parece perderse en las nubes, mientras piensa: "¿Dónde está mi varita mágica?" y en su rostro se nota la frustración y la duda de no poder decidir si habla con sinceridad, o simplemente le dice al cliente lo que éste quiere escuchar, para calmar momentáneamente su propia angustia.

¿Cómo decirle al directivo de la empresa que no hay un camino fácil, que dicha varita mágica no existe, que solamente hay tres cosas que se pueden hacer, y que se deben hacer de inmediato: analizar, planificar y ejecutar?

Pues es así. Se debe comenzar por analizar cuál es la situación actual de la empresa: sus fortalezas, debilidades, los riesgos reales y latentes, las oportunidades, limitaciones, y todos los elementos que nos permitan conocer, lo más exactamente posible, dónde está situada la empresa en el mercado actual.

Y entonces, vamos al segundo: Planificar acciones que permitan convertir debilidades en fortalezas, limitaciones en capacidades, riesgos en oportunidades, inciertos en posibles.

Finalmente, manos a la obra: vamos a ejecutar. Pongamos todo en marcha, y una vez puesto en marcha, volvamos a analizar para asegurarnos que vamos en el camino correcto. Siempre analicemos, en todo momento. Nuestro plan debe ser lo suficientemente flexible como para permitir el cambio de dirección o, sencillamente, el acelerar el paso. Siempre flexible!

No hay varita mágica, no hay "un abrir y cerrar de ojos", no hay crecimiento sin esfuerzo, todo es parte de un mismo proceso. Tenemos que acostumbrarnos a concentrar nuestras energías no en la meta, sino en el camino que nos lleva a ella.

¿Te has encontrado tú en esta situación? ¿Cómo directivo? ¿Cómo consultor? ¿Cuál sería tu respuesta?

sábado, 18 de junio de 2011

Estoy en línea con mi primer blog!

El nuevo consumidor.

La industria del mercadeo y la publicidad genera noticias nuevas cada día, incluso podríamos decir que cada minuto.

Y con la posibilidad de mercadear nuestros productos, servicios e ideas a través del Internet, unida a la relativamente nueva aparición de los Social Media y un nuevo tipo de consumidor, ese flujo de información y de noticias se ha incrementado exponencialmente.

Con este blog quiero crear un puente, una unión, un punto de equilibrio entre informaciones que algunas veces van en direcciones opuestas, talvez creando un poco de confusión - sin ninguna intención en la mayoría de los casos - entre las personas con menos experiencia, e incluso entre aquéllas que se deberían beneficiar más de la información misma: jóvenes que están cursando sus estudios en alguna carrera relacionada y buscan en Internet fuentes para profundizar la preparación que reciben en el aula.

¿Mi objetivo? Que este blog nos sirva a tí, a mi y a todos, como una herramienta para aprender, para escuchar, para compartir opiniones, comentarios, ideas, sugerencias, e incluso alguna anécdota que pueda ilustrar aquéllos conceptos que algunas veces se hacen tan difíciles de digerir solamente con palabras.