lunes, 25 de mayo de 2015

¿Qué Debe Todo Emprendedor Saber Acerca De Las Ventas y Por Qué?

¿Qué Debes Saber De Las Ventas?
En numerosos artículos de este blog, hemos conversado acerca de los aspectos principales que deberías conocer, como emprendedor que eres, acerca del tema de  vender. Sin embargo, bien vale la pena que repasemos una vez más las razones por las cuales este punto es particularmente importante para el desarrollo de tu proyecto.

Imagina por un momento que tuviste una idea de negocio muy interesante, una de esas que todas las personas a quienes se la has comentado te han dicho que era una idea fenomenal y que podía tener mucho potencial. Has puesto de tu parte tu tiempo, tu dinero y has hecho todos los esfuerzos posibles para llevar el proyecto a la luz y, finalmente y cuando todo pareciera estar listo, debes detenerte porque no sabes qué hacer para conseguir tus clientes.

O sí lo sabes, pero la vergüenza que sientes de salir a la calle a hablar con desconocidos te supera, y decides entonces que tu mejor opción es contratar a una persona para que haga el trabajo por ti.

¿Cómo sabrás si la persona está haciendo un buen trabajo o no? ¿Cómo podrás evaluar su rendimiento si tú no sabes cómo se vende tu producto? ¿Cómo podrás incluso darle un entrenamiento adecuado?

Conociendo el cómo se hace, podrás supervisar a otros de manera efectiva.
 

Si eres una persona que está familiarizada con el tema de ventas y te mueves con soltura entre tus clientes, buscando siempre oportunidades nuevas para tu negocio y no te detienes, estupendo.

El día que tu negocio crezca y debas contratar a alguien para que venda por ti, tendrás conocimiento suficiente para supervisar de manera efectiva su trabajo, indicarle las cosas que debe y aquellas que no debe hacer, ayudándole a obtener el mejor rendimiento de su esfuerzo y de su tiempo.


Sabiendo cómo se vende tu producto, podrás guiar a otros en el desempeño del trabajo de ventas.


Bien sabes que la interacción con los clientes, el manejo de objeciones, las revisiones de precios, los comentarios que los clientes hacen acerca del producto o servicios que ofreces, todo te provee de una información valiosísima para la planificación del trabajo comercial y, por consiguiente, de la formación y supervisión de los futuros comerciales que trabajarán para ti.

Allí estriba la importancia de que, como emprendedor y dueño del negocio, te involucres en el área comercial, aun cuando tan solo sea para adquirir el conocimiento necesario para supervisar al equipo que luego se encargará de hacer el trabajo.

Sabiendo hacerlo tú, eliminas tu dependencia de un tercero.


¿Recuerdas el caso que te comenté en el capítulo “Que tus ventas nunca dependan de un solo vendedor”, (el vínculo te lo dejo abajo) en el que te contaba la historia de un amigo mío al que, por razones obvias, llamé Manuel?

Pues este artículo refleja un caso extremo de lo que puede ocurrir en tu departamento comercial: Que la única persona que está haciendo el trabajo de ventas, repentinamente te deje solo y se vaya a trabajar para otra empresa.

¿Qué haces en un momento como ese? Definitivamente es muy importante que tengas la capacidad de tomar el control de las ventas de tu negocio en una situación tan particular, contactar con tus clientes principales y mantener el flujo de órdenes y pedidos, para que la salida de un miembro (en este caso, del único miembro) del equipo de ventas, no sea un descalabro total.


Saber que tus ventas no dependen de un solo vendedor, te regalará mucha paz mental.


Es por eso que también te hacía la recomendación de que tu equipo de ventas siempre estuviera compuesto por dos personas como mínimo: en el caso de la ausencia fortuita de alguno de ellos, el segundo podría tomar el puesto de forma inmediata.

Si, en tu caso, tu equipo es de una sola persona, pues considera involucrarte en la gestión del tema comercial, de forma que una situación como esta no te tome por sorpresa.

El espíritu comercial siempre está a la búsqueda de nuevas oportunidades.


Y, ya muy a nivel personal, una de las características que yo encuentro en las personas que nos dedicamos a la gestión de ventas, es que tenemos una gran facilidad de ver las cosas desde un punto de vista positivo, tratando de encontrar siempre nuevas oportunidades y no descansando hasta el logro de los objetivos propuestos.


Por regla general, los buenos vendedores son luchadores incansables. Y tener ese espíritu es bueno, para cualquier persona, siempre.


Y es un espíritu que ciertamente puede ser de mucha ayuda para transitar el a veces tortuoso camino de un emprendimiento.

Tú debes saberlo por experiencia propia: sacar adelante un negocio propio conlleva una serie de desafíos que pueden poner a prueba la templanza de tu carácter, tu paciencia y, en la mayoría de los casos, tu capacidad para ponerte en marcha una y otra vez.

Es por ello que el profundizar tu formación en ventas, si ya la tienes, o empaparte en los conceptos fundamentales solamente puede agregarle un valor positivo a tu desempeño profesional, independientemente de cuál sea el área específica de la que te has encargado dentro de tu proyecto.

Recuerda siempre que la venta es la actividad que le da vida a cualquier proyecto o emprendimiento, y el aprender a vender y saber cómo gestionar el área comercial de tu negocio será una habilidad que te permitirá siempre lograr mejores resultados.



Crédito fotografía: Warren Goldswain | Ver portfolio



Artículos relacionados que te recomiendo leer:
¿Eres un emprendedor y no te gusta vender?
Tus ventas nunca deben depender de un solo vendedor.